scorecardresearch

48.000 euros para reparar columpios y vallas de 14 parques

L.N.
-

El Ayuntamiento de Aranda comprará asientos y balancines con figuras para sustituir los que se hallan en malas condiciones o directamente no existen

48.000 euros para reparar columpios y vallas de 14 parques - Foto: Valdivielso

Tras las continuas quejas por el "lamentable" estado de prácticamente todos los parques infantiles, el Ayuntamiento de Aranda de Duero invertirá próximamente cerca de 48.400 euros para sustituir los columpios y vallas deteriorados. 

Lo hará en 14 parques de la capital ribereña en los que, como se recoge en el pliego de licitación, "siempre hay elementos que están en malas condiciones y que hay que sustituir o no existen y es necesaria su instalación con las respectivas obras necesarias para ello". La actuación se llevará a cabo en los siguientes espacios infantiles: Claret, Santa Catalina, Glorieta Rosales, La Isla, Allendeduero, Plaza Cantábrico, Plaza Sorolla, Plaza Diego Polo, Príncipe de Asturias, Sinovas, Virgen de las Viñas, UE-1, Doctor Costales y Teresa Jornet. 

En cualquier caso, con la citada partida de 48.380 euros se acometerá una intervención básica. Se procederá a comprar siete asientos planos de seguridad para columpios con cadena, otros dos asientos para bebés (también para columpios con cadena), 24 balancines de muelle con figuras, así como 200 vallas de pino para acotar los propios parques. 

El resto del presupuesto lo completa la retirada de los juegos existentes que estén dañados y el posterior tratamiento y gestión de los residuos. 

dos meses. Las empresas interesadas en prestar este suministro e instalación de material tienen hasta este viernes para presentar sus ofertas, de acuerdo con el pliego. Después contarán con un plazo de dos meses para proceder a su colocación en las distintas ubicaciones. 

De los 41 parques infantiles públicos que hay en la capital ribereña, incluyendo los seis que figuran en los colegios públicos, ninguno se salva de las quejas de quienes los frecuentan. Los calificativos que más se repiten son sucios, antiguos y con los suelos destrozados o inadecuados. Da igual el barrio, las protestas se repiten: desde que las grietas devoran los cauchos hasta que algunos están llenos de excrementos de perro y colillas.