scorecardresearch

PSOE e IU acusan a Fomento de adjudicar «a dedo» la calle Vitoria

Á.M. /Burgos
-

Ambos grupos cuestionan la presencia de una empresa de Arranz Acinas en la UTE y consideran que el PP «mantiene un intercambio de favores» con la otra firma: Copsa

La obra de la calle Vitoria y el aparcamiento subterráneo estaba adjudicada de antemano. Así de claro lo dijeron ayer el concejal socialista Antonio Fernández Santos y el edil de Izquierda Unida Raúl Salinero después de contrastar los informes de adjudicación avanzados por este periódico el pasado jueves.

«Primero adjudican y después bareman; dan las obras a dedo y se acomoda la puntuación en una vulneración de la legislación que da vergüenza ajena», resumió el corporativo socialista. Según sus argumentos, el hecho de que, de las dos ofertas presentadas, se haya elegido la más cara (costará 270.000 euros más la urbanización en superficie y 1.450 cada plaza a los compradores) se debe a los criterios subjetivos de los informes «elaborados por un solo técnico, que es el mismo que lleva diez años haciéndolos, y no a los de un grupo de trabajo».

Entre esos argumentos, Fernández Santos consideró especialmente sangrante que se dieran más puntos a la UTE adjudicataria (Copsa y Aroasa -Arranz) que a Copsesa (de capital cántabro) «por decir que habrá cortes puntuales de tráfico mientras asfaltan la calle: es de locos».

Los criterios subjetivos se ventilaron «en una página y media para decidir una obra de 13 millones de euros» y, subrayó el edil, «hay una empresa en la UTE (Arranz) que ha dejado colgada una obra», en referencia a la nueva guardería de Gamonal Norte, que no se ha entregado a tiempo. Por contra, destacó que Copsesa acreditaba una fuerte solvencia y capacidad financiera y técnica para garantizar una buena ejecución de las obras.

Preguntado sobre a qué se deben estos hechos, Fernández Santos aseguró que «es un intercambio de favores» con Copsa, y citó que se trata de la empresa que «hizo el párking de Virgen del Manzano que nadie quería y cuyos resultados están a la vista».

Salinero fue todavía más allá y aseguró que «en la quinta planta (es donde está Fomento) me dijeron antes de la adjudicación que había interés en que se quedara en manos en las empresas de Burgos». Es la misma planta de la que ha emanado el informe de criterios subjetivos que ha inclinado la balanza.

A su entender, es un riesgo dárselo a una UTE «en la que figura una empresa que ha tenido experiencias como la de la guardería» frente a la «acreditada solvencia de Copsesa», definiendo el fallo como una «fomentada» de la que culpó directamente al titular del área, el vicealcalde Ángel Ibáñez.