"Estamos en la buena línea pero sin estar excelentes"

A.I.A.
-

Joan Peñarroya, entrenador del San Pablo, destaca el escaso potencial interior ante el Estudiantes

Earl Clark, en la presentación del equipo. - Foto: Jesús J. Matí­as

Con coraje y corazón el San Pablo ganó al Hapoel en la competición europea. Todo el equipo dio un paso adelante para suplir la ausencia de Goran Huskic y otro esfuerzo más deberán realizar el domingo en la pista del Movistar Estudiantes. A la baja del pívot serbio por lesión hay que añadir la obligada de Jasiel Rivero. Un nuevo handicap más para el equipo burgalés, que Joan Peñarroya tratará de afrontar con diferentes variables técnicas, aunque no lo va a tener fácil. Faltan centímetros.
La plantilla del San Pablo está mostrando otra cara, cosechando buenos resultados y esforzándose para que no se noten las ausencias. «Siempre que hay una ausencia en los equipos se trata de dar un paso adelante puntualmente para que no se note», confirma Joan Peñarroya. Frente al Hapoel el resultado fue perfecto pero el San Pablo no se encuentra en la misma situación ante el Estudiantes, ya que en la Liga Endesa no podrá contar con Jasiel Rivero. «Es otra variable a la que debemos buscar solución. Tenemos tres pívots puros, si contamos a Javi Vega; así que habrá jugadores que pasen del tres al cuatro», explica, además de convocar a algún jugador del filial.
El rival de este domingo, el Estudiantes, no está atravesando un buen momento. Ha perdido dos partidos en casa pero Joan Peñarroya recuerda que «ha sido frente a rivales que están en zona de play off -Tenerife y Andorra-. Además estas derrotas pueden suponer un peligro para nosotros y en casa siempre dan un plus. Será un partido muy difícil. Estudiantes es un buen equipo con referencias claras en el juego exterior y con jugadores por dentro que pueden aparecer en cualquier momento y hacernos mucho daño». El entrenador del San Pablo no se fía de los rivales y analiza que todos son complicados. Al mismo tiempo, tampoco da mucha importancia al momento anímico que puede estar atravesando su equipo. «En tres días no cambian tanto las cosas; lo que cambia es la percepción, pero el trabajo es el mismo. El equipo es sensato y está centrado; no se vuelve loco», destaca. En este sentido el técnico insiste en que «nos centramos en estar cada día mejor . Todos los equipos han ampliado su arsenal táctico y nosotros estamos en la buena línea, pero sin estar excelentes».
En el encuentro en el feudo madrileño, el San Pablo, una vez más, estará arropado por la afición burgalesa. Son numerosos los seguidores azulones que se citarán en el WiZink Center y Joan Peñarroya muestra su agradecimiento. «En todos los desplazamientos nos sentimos arropados y siempre han estado con nosotros. En las dos semanas malas que hemos pasado, la afición ha seguido apoyándonos. Nos da un plus para no desfallecer; nos alimenta y eso es muy de agradecer», reconoce el entrenador del San Pablo, que ya prepara los movimientos para suplir la falta de centímetros.