scorecardresearch

Ubisa: Medio siglo tirando del cable

L.M.
-

Industrias del Ubierna S.A., conocida entre los burgaleses como Ubisa, celebra su cincuenta cumpleaños este mes. De sus instalaciones salen anualmente 75 millones de kilómetros de hilo de acero para reforzar la estructura de los neumáticos

Medio siglo tirando del cable - Foto: Jesús J. Matías

La implantación de grandes empresas siempre ha sido un gran polo de atracción para la llegada de otras tantas. Es el caso de la multinacional belga Bekaert, que tras la puesta en marcha de la planta de Bridgestone en Gamonal a finales de la década de los 60, decidió apostar por unos terrenos en el aún incipiente polígono de Villalonquéjar para proveer al fabricante de neumáticos del cable de acero trenzado que refuerza sus ruedas. También tuvo mucho que ver la cercanía con las factorías siderúrgicas de ArcelorMittal en el norte de España, sus proveedores del alambrón, y que configura su materia prima base. Durante el verano de 1970 se colocó la primera piedra, y al año siguiente, en el mes de abril, Industrias del Ubierna S.A., Ubisa para los burgaleses, empezaba su historia en la capital.

Los primeros pasos fueron de adaptación, un aprendizaje continuo por parte de los conocidos dentro de Ubisa como ‘los pioneros’.Este grupo de burgaleses viajaron hasta Bélgica, donde se encuentra la matriz del Grupo Bekaert, para conocer los pormenores de la fabricación del ‘cablecillo’, que es cómo ellos lo llaman cariñosamente. Se trata de un proceso, aunque pueda parecer lo contrario, muy complicado, y para el que hacen falta máquinas especializadas, por lo que la visita a la sede de la multinacional fue casi obligada. En 1982 tuvieron que soportar una importante huelga, así como problemas con la calidad del producto que elaboraban.Es por ello que, de nuevo, fiaron su suerte a la sabiduría de aquellos que conocían bien el alambrón y sus transformaciones, los japoneses.El emblemático director de Ubisa por aquél entonces, José Luis Martínez, lo tuvo claro: había que aprender de los mejores, y estos estaban en Japón.

(Más información, en la edición de papel de hoy de Diario de Burgos)