scorecardresearch

Los dos supervivientes

Á.O.
-

El Ibiza, próximo rival del Burgos CF, es el otro equipo recién ascendido que tiene atada la permanencia. Por su parte, Real Sociedad B y Amorebieta necesitan una machada para no descender a la Primera RFEF

Raúl Navarro protege el balón ante un rival del Ibiza. - Foto: Agencia LOF

El salto al fútbol profesional es en ocasiones  un reto demasiado exigente para muchos equipos, por ello es habitual observar que clubes recién ascendidos vuelven a la categoría de la que procedían tan solo un curso después. En el actual curso de la Segunda División, Ibiza y Burgos CF tienen atada una permanencia que era el objetivo de ambos y que, a falta de solo siete jornadas, está prácticamente asegurada para los dos. La otra cara de la moneda de los recién llegados la representan los equipos vascos: Amorebieta y Real Sociedad B, que necesitan de prácticamente un milagro para no perder la categoría. 

Desde el inicio de la campaña tanto el Ibiza como el Burgos partían como los dos proyectos que más futuro podían tener en la Segunda División de los cuatro. A pesar de las lógicas crisis que han atravesado ambos, se reencontrarán este fin de semana en El Plantío en un duelo que puede ser una ocasión perfecta para disfrutar de un escenario en el que soñaban estar hace menos de un año.

El cuadro insular, que fue el último en conocer la derrota de toda la categoría de plata, llega a la jornada 36 como décimo clasificado con 47 puntos mientras el bloque entrenado por Julián Calero lo hace dos posiciones más atrás, aunque con tan solo un punto menos. Una situación ideal para dos equipos que el año pasado tuvieron que jugarse su futuro en un play off de infarto.

Con Juan Carlos Carcedo como artífice de ese ascenso, hecho efectivo ante el UCAMMurcia, el proyecto celeste pasó así de jugar en Regional a hacerlo en el profesionalismo en tan solo seis años. Esa valiente apuesta en el proyecto por parte de quien fuera presidente del Valencia CF, Amadeo Salvo, sigue firme. El Ibiza es el equipo que más ha invertido este curso de los recién ascendidos y su lugar en la tabla clasificatoria es el lógico en función su límite salarial. Es el 12º equipo que más puede gastar mientras el Burgos CF es el 19º. Por su parte, el Amorebieta es el penúltimo y la Real Sociedad B la sexta al tratarse del filial de un gran proyecto deportivo.

Estos dos últimos han sentido la presión de la zona baja de la clasificación en todo momento mientras celestes y blanquinegros están protagonizando una sobresaliente temporada que les está permitiendo protagonizar un final de la misma mucho más plácido de lo esperado en un inicio.

Dos crisis superadas. El Ibiza comenzó la campaña sin perder en los primeros seis partidos y, tras ganar con solvencia al Burgos, se instaló en las posiciones de play off para convertirse en una sorpresa que se fue diluyendo poco a poco. El Burgos, por su parte, superó el duro inicio para convertirse en el mejor clasificado de los equipos recién ascendidos en la jornada 11, un mérito que recuperaría el Ibiza poco después tras sobreponerse su primera crisis de resultados.

Con el Amorebieta instalado ya en los puestos de descenso y la Real Sociedad B con una dinámica descendente que también le hizo caer en el pozo, el Ibiza cambió de entrenador antes de 2022 para poner fin a una racha de siete partidos sin ganar que le hizo tener el límite del descenso a solo cinco puntos. Paco Jémez resucitó al equipo y, en la jornada 26, se igualó con el Burgos a 35 puntos.

Desde entonces, el bloque balear ha mirado más al play off que al descenso, al igual que el conjunto de Julián Calero. Aunque alcanzar las eliminatorias no sea más que un sueño para ambos, se encuentran a siete y ocho puntos respectivamente mientras que la zona en rojo está ya a unos sobrados 16 y 15.