scorecardresearch

El principio del camino

Á.O.
-

El balonmano femenino burgalés vuelve a tener un equipo sénior con la creación del UBU Archicerámica

Alondra Jiménez, capitana del UBUArchicerámica, posa con un balón en las manos y el resto de sus compañeras de equipo detrás. - Foto: Patricia

El balonmano local llevaba mucho tiempo, demasiado, sin apostar por la competición femenina. El Balonmano Burgos había intentado en el pasado formar en este deporte a niñas de distintas edades, sin embargo, aquel plan no fructificó y tampoco se pudo hacer realidad un equipo sénior como el que ha logrado formar el UBU Archicerámica.

Con Alejandro Oliva como primer entrenador, hasta 25 jugadoras se han sumado al nuevo club, que en septiembre protagonizó el primer partido de su breve historia. El inicio del camino es complicado, pues algunas de las interesadas en formar parte de la plantilla nunca antes habían practicado balonmano o lo habían hecho en contadas ocasiones. Este perfil contrasta con otras jugadoras como Alondra Jiménez.

La nueva capitana del equipo nació en las Islas Canarias y tras pasar en Burgos varios años, al fin ha encontrado una organización en la que poder retomarlo. «Llevaba años queriendo volver a tener un equipo», afirma sobre un UBU Archicerámica que solo acaba de nacer.

Los resultados negativos en este inicio son considerados como un argumento fútil que no disminuye el interés y la ilusión de un equipo que cada vez está recibiendo más peticiones de inscripción.

Además, uno de los principales objetivos del club es que se pueda formar una cantera, por el momento inexistente, pero que ya tiene un equipo sénior al que poder aspirar. El UBU Archicerámica empieza su camino.