scorecardresearch

De la ilusión a la Pasión

H.J.
-

Tras dos años de restricciones, la Semana Santa regresará a las calles. Una nueva procesión y una familia cofrade que se estrena en las celebraciones ejemplifican el especial sentimiento de esta edición

A la izquierda, la familia Delgado Guallar; a la derecha, Mariluz Andrés y Jesús González. - Foto: Luis López Araico y Jesús J. Matías

Vuelven los sonidos de cornetas y tambores. Regresa el olor a incienso. Sale a las calles de nuevo el silencio que envuelve a los pasos. Resurge la devoción. Tres años después, libre por fin de las restricciones que la covid impuso en 2020 y 2021, dentro de unos días la Semana Santa saldrá de nuevo a mostrar esa mezcla de pasión religiosa y espectáculo cultural, y en el caso de Burgos lo hace con novedades.

Hay una nueva procesión, la de la Luz que tendrá lugar en la tarde del Sábado Santo, organizada por la Cofradía de la Santa Columna y que discurrirá por el barrio de Vega. Y hay también cambios en algunos de los recorridos: el más llamativo implicará que la procesión del Santo Entierro, el Viernes Santo, concentrará a todos sus pasos en el interior de la Catedral para salir de ella con solemnidad y vistosidad. 
16 cofradías y unos 2.000 cofrades en total procesionarán por las calles de la capital burgalesa y lo harán, en palabras de Jaime Prado, portavoz de la Semana Santa burgalesa, con más ilusión que nunca.

Asegura no tener dudas de que habrá más participantes «de manera muy especial», porque además de contar con los que ya estaban habrá «muchos otros, como aquellos que quieren continuar con la tradición familiar u otros que directamente han sentido la curiosidad de vivir una Semana Santa debajo de un hábito en una cofradía. Este año será sin duda un punto de inflexión para una Semana Santa que durante los próximo años estoy seguro que tendrá un crecimiento absoluto».

A su juicio, el relevo generacional «no solo se ha interrumpido sino que se ha reactivado. Somos de tradiciones y no hay nada más bonito que continuar con un legado familiar, creo que es la mayor honra que podemos ofrecer a quienes en su día comenzaron con esta bendita pasión y gracias a quienes hoy estamos aquí». Apunta Prado que «hay muchas cofradías que tienen la suerte de contar con una cantera de niños fantástica. Hoy son el presente y mañana serán el futuro. También es cierto que hay otras cofradías que necesitan ayuda y trataremos de ayudarnos entre todas para que ninguna se quede atrás».

Quienes viven con fervor estos días de Pasión confiesan que han pasado dos años de «mucha tristeza y resignación» ante las dificultades que planteaba la epidemia. En 2020 cuando llegó la fecha de las celebraciones estábamos todavía en lo peor del primer envite y en 2021 aún no nos habíamos recuperado de los efectos de las navidades, con la inmensa mayoría de la población sin vacunar. Pero ahora que la normalidad vuelve a imponerse dice el portavoz de la Semana Santa burgalesa que «estos dos años de parón nos han servido para reflexionar y valorar más el privilegio que supone el vivir una Semana Santa normal donde las procesiones, el paso de las imágenes, el sonido de los tambores y el olor a incienso nos colma de ilusión».

La tecnología ha permitido mantener en cierta medida la reflexión y la oración en grupo. Las retransmisiones por Youtube, las cadenas de Whatsapp y los ejercicios de nostalgia han tratado de suplir la emoción del directo, pero evidentemente no ha sido lo mismo. Ahora regresa la oportunidad de recuperar la verdadera esencia, en vivo y en directo.

FAMILIA DELGADO GUALLAR / Luis López Araico

Familia Delgado Guallar / Se estrenan en la Hermandad del Cristo de Burgos

«Hemos iniciado una tradición familiar y nos han acogido muy bien»
El pequeño Marco, de 6 años de edad, está la mar de ilusionado con la cantidad de ocupaciones que le esperan en los próximos días. Toca el tambor en la banda  infantil, «detrás de los que llevan la Virgen», aclara para los no iniciados, y participará por primera vez en los actos de la Semana Santa burgalesa con la Real Hermandad de la Sangre del Cristo de Burgos y Nuestra Señora de los Dolores.

Sus padres, Beatriz y Francisco, también debutarán como actores principales de los eventos en la semana de Pasión. «Yo en mi ciudad, Huesca, he participado en la Semana Santa desde que era pequeña», explica Beatriz. «Y ahora que vivimos en Burgos hemos iniciado una andadura en familia, buscábamos realizar actividades y convivencia con buen ambiente y nos han acogido muy bien». 

Ellos no pertenecen a la parroquia de San Gil, donde tiene su sede la Hermandad, «pero teníamos conocidos, un compañero del cole de Marco que ha sido el nexo de unión», comentan.

Francisco llevará el estandarte de la banda, Marco como ya hemos dicho tocará el tambor y Beatriz les echará una mano en la formación de filas. Su primera cita será este domingo 3 de abril en un certamen de música de bandas. El viernes de Dolores otro concierto, el sábado toca la procesión infantil, el Domingo de Ramos acompañara a 'La borriquilla', el Jueves Santo sale la banda de mayores pero los niños no, y el Viernes de nuevo participarán en la procesión del Entierro.

En los dos años previos «se han echado de menos muchas cosas a nivel general, cualquier actividad que significase normalidad, y también la Semana Santa. Ha sido duro tener que suspender ensayos, convivencias», reconocen. Pero ya está a la vuelta de la esquina la cita más esperada por los cofrades, más aún para noveles como esta familia que va a estrenarse.

JESÚS GONZÁLEZ y MARILUZ ANDRÉS / Jesús J. Matías

Mariluz Andrés y Jesús González / Nueva procesión de la Luz de Cristo

«Queremos hacer un llamamiento a los jóvenes para que sean costaleros»
Hace tiempo que tenían en mente introducir un nuevo evento en el programa de la Semana Santa burgalesa, este año se lo plantearon a la Junta y han logrado su aceptación. Por eso se convertirán en una de las grandes novedades del programa.

La cofradía de la Santa Columna, del Círculo Católico, organiza la procesión de la Luz de Cristo que en la tarde del Sábado Santo transformará la manera de preparar la Vigilia Pascual. 

«Queremos darle más vida a la Resurrección y protagonismo a la luz como símbolo del paso de la muerte a la vida», explica Mariluz Andrés, la priora de la cofradía, acompañada por su secretario, Jesús González.

A las 20.30 horas, cuando termine la procesión de La Soledad para no robarle protagonismo, saldrán de la capilla del Círculo en la calle Concepción para dirigirse a la iglesia de San Cosme. Allí encenderán los faroles y continuarán hacia la plaza Vega, calle la Merced, iglesia de los Jesuitas (a los que el Círculo se siente muy unido), San Ignacio de Loyola y calle Hospital Militar para regresar a la iglesia.

La cofradía de la Santa Columna, con su hábito blanco y verde que simboliza un deseo de paz y de esperanza, participa además en la procesión del Santo Entierro del viernes y organiza el Rosario Penitencial Obrero del Martes Santo, con sus pasos de la Cruz con sudario y el Jesús Atado a la Columna, réplica de una escultura de Diego de Siloé. Este emblemático paso no sale en andas por falta de costaleros, así que tanto Mariluz como Jesús hacen «un llamamiento a los jóvenes para integrarlos» y conseguir que participen de manera activa.

Los entendidos en música procesional sabrán apreciar también cómo la Luz de Cristo introduce un nuevo estilo, «un carácter distinto» basado en instrumentos más cálidos con toques de capilla y tambores apagados, a cargo del Círculo Musical de Burgos.