scorecardresearch

Adif aún no ha limpiado tierras que ocupó para el desvío

I.E.
-

Propietarios de parcelas que la operadora usó para depósito de material exigen al Ministerio que las limpie y las delimite porque algunos quieren explotarlas y no las identifican

En algunas parcelas se observan todavía las rodadas de los camiones. - Foto: Alberto Rodrigo

Lo normal cuando un invitado o un inquilino ocupa una vivienda es dejarla tal y como la encontró. Se trata de una simple cuestión de educación. Y es verdad que en ocasiones no cumplen con la norma. Pero es mucho más grave que se la salte a la torera una institución pública. Es lo que ocurre con el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif), que durante las obras del desvío, concluidas hace más de una década, tuvo que hacer uso de algunas parcelas cercanas a las nuevas vías con el fin de usarlas de depósito de materiales, vehículos etc. Es verdad que pagó por utilizarlas durante algo más de un año pero ha transcurrido el tiempo, mucho -por cierto-, y una gran parte de esas tierras todavía no han sido desocupadas ni limpiadas ni, mucho menos, delimitadas. Un grupo de titulares de propiedades de suelo rústico situado muy cerca del kilómetro 25 de la BU-30, la circunvalación, han enviado un escrito a la Dirección General de Ferrocarriles -dependiente del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana- para exigir que esas parcelas queden expeditas. Y es que sus dueños se plantean explotarlas de nuevo para uso agrícola y no pueden. 

Son diversas las razones por las que estos burgaleses se ven incapacitados para sembrar estos terrenos. En la carta enviada al departamento ministerial informan de que han girado una visita al lugar hace pocas fechas y han comprobado que los «materiales no han sido retirados» y, además, «resulta imposible la identificación de cada parcela al no haberse delimitado y deslindado una vez finalizadas las obras de la infraestructura». Y es que el trajín de camiones que circuló por este enclave durante los trabajos borró caminos y mojones, con lo que los propietarios tienen muchos problemas ahora para saber qué suelo es suyo y cuál es del vecino, lo cual resulta imprescindible para explotarlas agrícolamente. Esta labor de delimitar de nuevo cada terreno corresponde, según sus titulares, a la Administración central, para lo cual se puede valer de la cartografía que aparece en la web del catastro.

Lo que piden exactamente es que la Dirección General «proceda al deslinde y amojonamiento de esas parcelas y las del polígono catastral, con citación a los dueños, dado que con su inacción (de Adif) ha sido responsable de que los propietarios no puedan identificar ni delimitar sus tierras».

hace ya 13 años. Hay que recordar que las obras del desvío ferroviario de Burgos terminaron hace más de 13 años, en 2008, momento en el que el tren dejó de circular por medio de la ciudad -en concreto por la zona sur- para transitar por un erial libre de viviendas y alejado del casco urbano. Tiempo suficiente, por tanto, para que Adif o el Ministerio o las empresas contratadas para llevar a cabo los trabajos hubieran limpiado los terrenos que ocuparon como depósito de materiales y vehículos.

ARCHIVADO EN: Burgos, ADIF, Infraestructuras