Corrosión en la planta de biogás por falta de mantenimiento

L.M.
-

El informe encargado al Centro Nacional de Investigaciones Metalúrgicas tras desprenderse parte del tejado afirma que la instalación precisa vigilancia continua. Su arreglo ha finalizado

Las instalaciones cuentan ya con la cubierta y la envolvente renovada tras una inversión de 240.000 euros. - Foto: Miguel Ángel Valdivielso

La Concejalía de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Burgos ya tiene en su poder el informe que encargó al Centro Nacional de Investigaciones Metalúrgicas (CENIM) para conocer cuáles fueron las causas que provocaron el pasado mes de septiembre el desprendimiento de parte del tejado y la corrosión generalizada en la envolvente de la planta de biometanización del Centro de Tratamiento de Residuos (CTR) del Ecoparque de Cortes. El análisis de los expertos, que le ha costado al Consistorio 21.000 euros, no arroja grandes sorpresas ya que se centra en describir que la oxidación de los materiales es consecuencia de la actividad que en ese espacio se desarrolla y se limita a afirmar que estas instalaciones precisan de una construcción adecuada, con especial atención a los sistemas de sujeción y a la ventilación, y de un mantenimiento constante «para evitar problemas como el aquí evaluado». Una vigilancia que se debe de traducir en «la reparación inmediata de zonas dañadas ante los primeros signos visibles de fenómenos de corrosión».
El informe hace alusión a esa falta de mantenimiento como causa principal del deterioro de la instalación y el concejal de Medio Ambiente, Josué Temiño, coincide con  esa interpretación y admite que la responsabilidad es del propio Ayuntamiento, que es el dueño de las instalaciones. No se trata de un problema nuevo ya que, tal y como se detalla en el estudio, los problemas de oxidación se comenzaron ya a detectar entre 2015 y 2016.
No se puso remedio alguno durante todo este tiempo y la consecuencia fue el accidente que se produjo el año pasado. Afortunadamente, sin daños personales. No se puede decir lo mismo desde el punto de vista material ya que  el Ayuntamiento ha tenido que invertir 264.000 euros en el arreglo. Para ser exactos, 239.000 en el cambio de la cubierta y de los laterales del inmueble, 21.000 en el estudio del CENIM y 4.000 en la dirección de obra.
Lo cierto es que el Ecoparque ha adolecido en los últimos años de la inversión que precisa para modernizarse. Se ha calculado que podrían hacer falta 7 millones de euros para que esté en una situación óptimo.
Temiño sí asegura que se reforzará el seguimiento de la planta de biogás para que esta situación no se repita.