"Hay un gran desencanto por lo mal que está la ciudad"

Ó.C.
-
"Hay un gran desencanto por lo mal que está la ciudad" - Foto: Alberto Rodrigo

Abogado de profesión, Jorge Castro es un rostro conocido del PP en la política local, pero por primera vez es el líder de la lista de Miranda. Pese a ello muestra un talante pausado, sus ideas claras y las ganas de ser una alternativa real al PSOE

Crítico y con ideas. Jorge Castro vive una campaña diferente para él. Sin embargo, por su parte se destaca el buen ambiente que se respira en el equipo que ha formado para estas elecciones, con jornadas en las que están pisando mucho la calle.

Es su primera campaña local liderando al partido, ¿cómo la está viendo?

Da gusto estar por la calle y nos damos cuenta de que hay un gran desencanto por cómo se gestiona y lo mal que está la ciudad. Se puede hacer mucho más.

Si es alcalde, ¿cuál va a ser su prioridad?

Lo primero hay que ganar, pero la prioridad es marcar una estrategia para Miranda y crear un marco para desarrollar políticas que permitan a la ciudad crecer y ganar en habitantes. Para ello las políticas básicas son la creación de empleo y el desarrollo industrial, apoyando a las empresas que vengan y a las que están.

Plantea la construcción del vial de unión entre la TCM e Ircio, ¿cómo lo hará?

Es un compromiso que se incluye en el programa del PP a nivel regional y vendría a solucionar la salida logística de Ircio, que va a ser necesario.
La postura del PP local respecto a la Junta o con el Gobierno central es una de las criticas de otros grupos, ¿qué opina?

Siempre se puede hacer más y desde luego que junto al Ayuntamiento vamos a pedir todo lo necesario. Ahora bien, en esta legislatura el Plan Miranda para desarrollar Ircio ha sido una medida pionera. No hay que minusvalorar los ocho millones invertidos en el apoyo de las empresas.

Desde el Ayuntamiento, ¿qué más haría en empleo?

Las acciones que se hacen desde Miranda Empresas son buenas pero hay que potenciar y dar estabilidad. No puede ser que los profesionales de esa oficina tengan contrato de seis meses. Otra vía es hacer más caso a lo que las firmas que hay y se tiene que tener mayor implicación del alcalde en las gestiones empresariales porque estamos desaprovechando la fuerza que tiene esa figura. No se saca todo el partido.

Incluye la reforma de la Plaza de Abastos, algo común en muchos partidos, ¿por qué no se acomete?

En las anteriores elecciones era una promesa del PSOE pero no se ha desarrollado porque no han tenido interés. Solo se redactó una memoria para que fuera méramente un local de exposiciones. Hay que ser más ambiciosos y para que funcione se tiene que vincular a hostelería y restauración.

¿Con qué inversión de su programa se queda?

No voy a hablar de proyecto estrella porque hemos visto en esta legislatura que a veces los proyectos estrella acaban estrellados. Pero sí que pensamos que se puede hacer una nueva piscina con una propuesta novedosa, aunque habrá que esperar para ver cómo termina todo el embrollo judicial en el que estamos inmersos por la nefasta gestión del PSOE.

¿Qué alternativa plantea?

Aprovechar la piscina de verano olímpica y hacer una cubierta retráctil para disfrutarla en verano e invierno. Esto costaría la mitad, incluso menos de dos millones, y podríamos hacer otra instalación polideportiva junto al Pabellón del Ebro.

Gran parte de las inversiones van para el Polideportivo, ¿tan mal está?

Es una instalación de hace 30 años y era un modelo pero se ha quedado desfasado. Las últimas ejecuciones no suponen una mejora real porque han sido soluciones a medias que no son una renovación.

Este diagnóstico es más o menos común, ¿por qué ha sido tan difícil llegar acuerdos para mejorarlo?
No vamos a hablar de grandes inversiones, pero algo tan sencillo como homologar las pistas de atletismo no se ha hecho porque no ha habido voluntad. Cuando ni siquiera lo pequeño sale adelante, se pierde toda la esperanza de que lo mayor pueda salir.

Se le ha criticado por unas declaraciones suyas sobre las asociaciones, ¿qué tiene que decir?

Nadie puede dudar en Miranda del compromiso del PP con las asociaciones. Además de aportar desde el Ayuntamiento también son muy importantes factores como los voluntarios o las entidades del tercer sector. Pero con mala intención se ha utilizado de forma ruin, enviando ese corte en el Pleno a las asociaciones para desacreditar al PP.
¿Le ha molestado?

Sí, porque se hace desde la mala fe. El PP no va ni a suprimir ni a reducir ninguna subvención.

El único pacto que parece posible para el PP es con Ciudadanos, ¿cómo se puede gestionar?

La visión que podemos tener de las necesidades de Miranda y la relación es correcta porque nos conocemos desde hace tiempo, por lo que si ellos quieren no habría problema. Otra cosa es que ellos tengan instrucciones de dar la Alcaldía a Aitana Hernando de nuevo.