scorecardresearch

Una plantilla que conoce la LEB Oro

ÁLVAR ORTEGA
-

El Hereda San Pablo cuenta con jugadores de nivel ACB, pero también con otros que ya han sobresalido en una segunda categoría donde en ocasiones se impone el conocimiento de la misma a la propia calidad individual

Joey Van Zegeren es uno de los mayores conocedores de la LEB Oro, pues ha jugado en ella las últimas cuatro campañas. - Foto: Alberto Rodrigo

El Hereda San Pablo Burgos ha conformado una plantilla de una calidad pocas veces relegada a la segunda categoría nacional, la LEB Oro. Hombres como Rasid Mahalbasic, que podría tener un hueco en la mayoría de los equipos de la ACB, están llamados a liderar a un equipo que también ha hecho una fuerte apuesta por la veteranía de jugadores que conocen la categoría a la perfección. Un factor indispensable para un candidato al ascenso como el equipo de Paco Olmos, que dirigirá a algunos de los mejores jugadores en sus respectivas posiciones durante las campañas pasadas en la LEB Oro.

Es el caso de Calvin Hermanson o Joey Van Zegeren. El escolta estadounidense, procedente del TAU Castelló, está llamado a ser una referencia ofensiva, sobre todo por su aportación desde la larga distancia, en la que el curso pasado brilló con 40% de acierto desde el triple. Eso le hizo entrar en el quinteto ideal de la jornada hasta en tres ocasiones. Igualmente, Van Zegeren fue uno de los dominadores de la competición, en su caso desde la posición de pívot. Entró en cuatro ocasiones en el quinteto ideal e incluso fue nombrado el jugador más valorado en la jornada 14 (22 puntos y 12 rebotes), honor que ya había alcanzado el curso anterior vistiendo la camiseta del Clínica Sur Aspasia Valladolid. Esta será su quinta campañas consecutiva en la LEB Oro.

Tanto el estadounidense como el neerlandés son dos de los principales veteranos de la liga, pero no alcanzan en números a Álex López, que ha disputado casi 200 encuentros en la categoría. Debutó con La Palma teniendo solo 19 años y luego pasó por Cáceres y Breogán antes de firmar su mejor temporada en Burgos, donde consiguió el ascenso que le consagró en la ACB, donde ha pasado dos temporadas con el San Pablo, dos con el Gran Canaria y una, la última, con el Fuenlabrada.

Es el único que sabe lo que se dar el salto a la máxima categoría junto a Álex Barrera, que lo consiguió a su lado, y a Obi Enechionyia, que lo materializó en 2019 como jugador del Betis Energía Plus. Como ala-pívot titular, el increíble acierto exterior (42.1%) del estadounidense, nacionalizado nigeriano, lo convirtió en uno de los jugadores más destacados de esa campaña. Ahora, regresa a la LEB Oro después de tres temporadas en la ACB y experiencias en Francia y Grecia.

El otro interior con experiencia en la liga es Marc-Eddy Norelia. Se convirtió en uno de los mejores cuatros en la temporada 2020/21 destacando como anotador (12.2), reboteador (5.7) y ladrón (0.9) acumulando una gran cantidad de minutos (28.4) debido a su exuberancia física. Entonces dejó el Oviedo e hizo las maletas a Japón, pero ha regresado a la LEB Oro de la mano de un Hereda San Pablo que va a por todas.

Solo hay tres jugadores en la plantilla castellana que nunca hayan jugado en la LEB Oro pues Rodrigo San Miguel, aunque sea casi un desconocido de la LEB Oro, sí que jugó con el Casademont Zaragoza en la 2003/04 antes de disputar 17 campañas en la ACB. Por su parte, Rasid Mahalbasic también ha forjado su carrera en la ACB y podría haber continuado un año más en la máxima categoría. El austríaco está llamado a ser la gran estrella del equipo y debutará en la categoría junto a Gonzalo Corbalán y Andrija Marjanovic.

El único miembro del Hereda San Pablo que vivirá su primera experiencia en España será Marjanovic. El alero es el único jugador que puede causar dudas en cuanto a su adaptación dentro de una plantilla de diez jugadores que están sobradamente preparados para emprender el camino de vuelta.