Quintanilla Cabe Rojas, con biblioteca tras años de trámites

S.F.L.
-

El espacio cultural de Quintanilla Cabe Rojas se inauguró el pasado fin de semana y desde entonces, niños, jóvenes y adultos acuden a diario

Quintanilla Cabe Rojas abre la biblioteca tras diez años de trámites - Foto: S.F.L.

Quintanilla Cabe Rojas, una pequeña localidad burebana que no alcanza las dos decenas de censados, ha logrado abrir las puertas de su biblioteca después de diez largos años de trámites y trabajos. La instalación, que ocupa la planta alta del edificio consistorial, se inauguró el pasado fin de semana y desde entonces, según declaran los vecinos, su uso ha sido constante.
Para la junta vecinal, perteneciente al municipio de Rojas, la apertura del espacio cultural supone un «gran orgullo y satisfacción como resultado final de años de trabajo en la búsqueda de ayudas y apoyo institucional» para la construcción de un local municipal multiusos que entras otras cuestiones, pueda albergar una zona de lectura, estudio y ocio. No obstante, el alcalde del pueblo, Ismael Alonso, aclara que «sin la colaboración y las aportaciones privadas de los vecinos el proyecto no hubiese podido llevarse a cabo».

Todas las familias que residen de manera constante o esporádica en la localidad cuentan con llaves del inmueble para que lo puedan  usar siempre que lo necesiten. Además de tener una amplia colección de libros de adultos y niños, los más pequeños disponen de juegos educativos, pinturas y otros artículos lúdicos para entretenerse. Raquel acude a diario a la biblioteca con su hija Carla desde la inauguración de la sala de lectura. «Mi niña quiere venir en todo momento. Tenemos juguetes y libros para pasar ratos realmente buenos. Además, si quiere llevarse un cuento a casa lo podemos hacer sin ningún problema», declara la vecina. «Las cuadrillas de jovencitos lo están sacando mucho partido e incluso el fin de semana se quedaron a dormir», añade.

La construcción y adecentación del edificio se ha alargado en demasía ya que la junta vecinal se ha hecho cargo del «95% de la inversión», expone Alonso. «Hemos recibido muy pocas ayudas de parte de la Diputación y por eso se ha tardado tanto en finalizar el trabajo, teniendo en cuenta que el presupuesto anual de nuestro Ayuntamiento no supera los 8.500 euros», añade.
No obstante, el equipo de gobierno considera que además de las dotaciones e infraestructuras básicas para el pueblo y sus vecinos, estos deben disponer de unos servicios relacionados con el desarrollo social y cultural. Por ello, decidieron levantar la biblioteca en la que a corto plazo pretenden instalar conexión a internet. «El compromiso y la firmeza con la que trabajamos persigue la idea de hacer llegar proyectos de cultura y ocio a nuestro pueblo en la medida de nuestras capacidades, para darle un mayor atractivo con el fin de que sea descubierto por el resto de ciudadanos de la provincia y del panorama nacional», afirma el regidor. Para que el servicio de la biblioteca continúe creciendo, el alcalde ha creado una campaña de donación de libros y juegos. Así, todos aquellos que «quieran colaborar con nosotros pueden cedernos los que quieran sin compromiso», explica.

Apostar por la fauna. Poner en valor el patrimonio natural es otro de los objetivos que persigue el Ayuntamiento. En este caso, ha centrado su atención en la instalación de espacios para mantener la población de gorriones, una especie de ave muy característica de La Bureba. El proyecto aún permanece en el horno pero la idea es colocar ‘casetillas de madera’ en distintos puntos para que los pájaros aniden, coman y se refugien en invierno. La corporación mantiene  contacto con varios especialistas para recibir asesoramiento y ejecutar el trabajo. «Queremos volver a ver sobrevolar a estos animales la zona», concluye el primer edil.