scorecardresearch

Crónica negra de una comarca

P.C.P.
-

'Crímenes y misterios en las Merindades' repasa 47 sucesos macabros o intrigantes

José Roberto Palencia, con el libro editado por Merpress. - Foto: A.C.

No han escrito un libro de crímenes, tampoco solo de misterios, aunque ambas palabras aparezcan en el titular elegido por  José Roberto Palencia para lanzar uno de los betseller de este verano en las Merindades. Sin apenas publicidad, Merpress ha vendido cientos de ejemplares de una publicación que compendia 47 historias sobre sucesos y episodios inclasificables que ocurrieron en la comarca hace al menos 70 años y que, aún resueltos, plantean muchas preguntas. ¿Fue el triple asesinato de Muga la sentencia de muerte para este pueblo? ¿Se alimentaba del aire la enferma de Montecillo?

El periodista Francisco Pérez Caballero (Cuarto Milenio) firma el prólogo de Crónicas y misterios en las Merindades, en el que se recopilan muchos asesinatos narrados en las páginas de Diario de Burgos y otros periódicos de la época, pero también hechos históricos como el de los topos de la Guerra Civil, la talla de la Virgen de Altamira, y hasta la leyenda del Santo Grial. Algunos episodios acapararon portadas en su época y otros atraen a los programas televisivos de misterio o se refrescan con motivo de algún aniversario, mientras que otros estaban enterrados en la memoria más ignominiosa de los descendientes, que no quieren ni oír hablar de estas historias.

Palencia ha dedicado muchas horas a lo largo de una década a bucear en la hemeroteca de este periódicos y en los archivos, además de visitar localidades y contactar con testigos -la mayoría indirectos- y allegados de víctimas y verdugos. Firma una treintena de historias, mientras que el resto han sido investigadas por Jesús Fernández, Susi; José Ibarrola, Felipe González y Juan Ramón Seco. Las ilustraciones son de Lara Pérez.

De un libro sale otro. Una pequeña reseña del crimen de Muga (Junta de Traslaloma) en el libro Los  pueblos del silencio, de Elías Rubio, despertó la curiosidad de José Roberto Palencia, quien pidió ayuda a Iker Jiménez la tarde en la que fue pregonero de las fiestas de Poza de la Sal, allá por 2010. «Fue una experiencia positiva, nos gustó el tema y continuamos buscando», explica en el prólogo. 

Ese triple asesinato, que abre el libro, se ha convertido en uno de sus preferidos, junto al crimen del cura de Villacomparada de Rueda, del que se ha quedado como topónimo, aunque el puente cercano a Villarcayo ya no exista. No es el único cometido por un sacerdote que se relata, aunque también aparecen religiosos como víctimas (en Tartalés de los Montes). Abundan los entonces mal llamados asesinatos pasionales, mezclados con parricidios, fratricidios, mucha violencia, sangre, brutalidad y miseria, aderezado todo ello con títulos estimulantes, como 'El Mataperros' ha matado a 'El lobo'

Algunos casos tienen respuesta con juicio y condena -«a muchos les indultaban»-, en otros habrá que buscarla en librerías de la comarca y en la tienda virtual www.merindadesplaza.es (15 euros).