scorecardresearch

Briviesca eliminará 72 puntos negros para ganar accesibilidad

S.F.L.
-

Ya se han construido 17 pasos para peatones elevados y acondicionado 24 rebajes, pero el Consistorio pretende actuar en otros 32 por 288.739 euros. El plazo para presentar las ofertas acaba el 30 de junio

Muchos de los rebajes de los pasos de peatones no cumplen la normativa, como el de la foto en la calle Santa María Bajera. - Foto: S.F.L.

El equipo de gobierno de Briviesca continúa con su plan de mejora de la accesibilidad urbana para garantizar la seguridad de los transeúntes, y en apenas dos anualidades ha proyectado mejorar 72 puntos conflictivos de la ciudad. Durante el pasado ejercicio ya actuaron en 24 rebajes de las avenidas Mencía de Velasco y Príncipe de Asturias, y a lo largo del actual acondicionarán otros 31 de la avenida Félix Rodríguez de la Fuente y las céntricas calles Pedro Ruiz y Santa María Bajera. Igualmente, 17 barreras arquitectónicas se han eliminado durante la última campaña de asfaltado.

Las obras planteadas se centran fundamentalmente en la mejora del diseño urbanístico y la regeneración de pavimentos de dichas áreas para así lograr que sean totalmente accesibles de acuerdo a la normativa de aplicación, resolviendo sus uniones con las zonas limítrofes existentes y adecuar elementos de mobiliario urbano, farolas, semáforos, señalización y demás infraestructuras de las redes de servicios que lo requieran.  

En la actualidad, en el ámbito de actuación se observan pasos de peatones sin rebajes o que no cumplen con la ley. Asimismo, algunos de estos vados no se encuentran ubicados en el mejor punto de cruce por lo que prevén reubicados para mejorar su utilización. El equipo técnico que ha redactado el proyecto también ha analizado los diferentes cruces para determinar la problemática de accesibilidad de cada uno de ellos, y se ha topado con mobiliario urbano, como farolas, papeleras y postes de alumbrado público mal colocados que impiden el paso libre de los viandantes, pasos de peatones mal direccionados, pavimento para invidentes inexistente y la ausencia de bastantes rebajes.

En todo momento han pretendido que los recorridos peatonales sean lo más directos y fáciles posibles, evitando obstáculos en los itinerarios de aceras y reduciendo cualquier tipo de desnivel en forma de escalón formado por bordillos en áreas de paso, vados o alcorques, y cuando no sea posible salvar el desnivel entre la acera y la calzada mediante un vado de una o tres pendientes, se optará por llevar la acera al mismo nivel de la calzada vehicular, mediante dos planos inclinados que ocuparán todo su ancho y tendrán una pendiente longitudinal máxima del 8% de inclinación.

Las obras se ejecutarán «durante los últimos meses del año y las constructoras interesadas en encargarse de las actuaciones tienen de plazo para presentar sus ofertas hasta el 30 de junio. El presupuesto de las obras asciende a 288.739 euros», recuerda el alcalde briviescano, Álvaro Morales. Entre los pasos de peatones en los que se actuará se encuentra en el que el que el pasado mes de febrero una adolescente fue atropellada cuando se dirigía al instituto. Un punto «peligroso y con escasa visibilidad» donde se construirán ampliaciones de las aceras con las que se «conseguirá reducir la distancia de cruce para los transeúntes y permitirán observar mejor antes de cruzar», aclara.

Peatonalización. El Ayuntamiento lleva tiempo pensando en eliminar barreras arquitectónicas con el fin de mejorar la movilidad en la vía pública, y en el último año ha invertido unos 313.400 euros. No obstante, aún quedan zonas intransitables en el casco histórico para una silla de ruedas o un carrito de bebé. Conscientes de los obstáculos a los que los viandantes se enfrentan, como rampas muy pronunciadas o aceras demasiado estrechas, apuestan por «continuar con la peatonalización» de otras vías y la calle Santa María Bajera será la próxima.

La licitación de los trabajos «será inminente», manifiesta el regidor, que anuncia que no esperarán a que pase el verano para iniciarlos. Las obras se costearán con subvenciones de la Diputación.