scorecardresearch

Ningún cargador de coche eléctrico previsto funciona aún

A.C.
-

Veinte de ellos, proyectados o ya instalados en Medina, Villarcayo, Espinosa, Trespaderne, Valdeporres y San Zadornil, entrarán en funcionamiento en 2022 y solo los cuatro de Villasana a lo largo de este año

Punto de recarga instalado por Iberdrola en Trespaderne para dos vehículos eléctricos. - Foto: A.C.

El Valle de Mena fue pionero en 2016 con la instalación de dos cargadores públicos para vehículos eléctricos y va a ser de nuevo uno de los municipios de la comarca que antes vean ponerse en servicio los cuatro nuevos cargadores que Iberdrola ya ha instalado en el aparcamiento del complejo polideportivo municipal. Serán los únicos de los 24 previstos en Merindades que entren en funcionamiento este año, dado que el resto, distribuidos por Medina de Pomar, Villarcayo, Espinosa de los Monteros, Trespaderne, San Zadornil y Pedrosa de Valdeporres no estarán operativos, al menos, hasta 2022.

La compañía Iberdrola se ha hecho con buena parte del mercado de los primeros cargadores públicos en la comarca, acudiendo a los concursos de concesión de uso privativo del dominio publico convocados por los diferentes ayuntamientos, animados por el proyecto Turelec del Ceder Merindades, que diseñará rutas turísticas adaptadas a los puntos de recarga de vehículos eléctricos. Así cuenta con el uso de suelo público en Villasana de Mena, Villarcayo, Trespaderne, Espinosa y San Zadornil, pero todos los puntos, salvo los de Villasana, habrán de esperar al próximo año. Desde Iberdrola explican que, «en algunos casos está pendiente la acometida eléctrica y en otros, que cuentan con la cometida, está pendiente la autorización de puesta en marcha definitiva». 

La tecnología instalada permitirá realizar carga semirrápida, lo que conlleva esperas de tres a seis horas, un servicio dirigido a turistas que tengan como destino Las Merindades. En la calle Bilbao, de Trespaderne ya ha instalado el punto de carga para dos vehículos y señalizado las plazas de estacionamiento, al igual que junto al Ayuntamiento (2) y la Casa de Cultura (2) de Villarcayo,mientras que en Espinosa de los Monteros acaba de iniciarse su instalación en la plaza Sancho García, junto al colegio Santa Cecilia y junto al Museo Monteros del Rey. Algo más retrasado va el punto para dos vehículos de San Zadornil, donde acaban de tomarse las medidas frente a la Casa del Parque Montes Obarenes-San Zadornil.

Con la misma finalidad, el Ayuntamiento de Medina licitó en 2019 la concesión del dominio público de puntos de carga en la plaza Mayor, el ferial, la calle Pedro de Medina y el aparcamiento del polideportivo, pero las dos empresas que se quedaron con el uso del suelo no han materializado sus proyectos. Endesa ha renunciado y Cargacoches «está buscando otras ubicaciones», según el alcalde, Isaac Angulo.

En suelo privado. Mientras, en la ciudad hay otros dos proyectos en suelo privado, el de la compañía Wenea, a la que la estación de servicio Zuñegas (Repsol) ha cedido el uso de terreno en el área de lavado de coches, y el de Aduriz Energía. La Comisión de Obras informó favorablemente la inversión superior a 100.000 euros que realizará Wenea para lograr la conexión eléctrica y la instalación de dos módulos de carga rápida de 75 kw cada uno y otro de carga en alterna de 22 kw. Mientras, Aduriz está a la espera de la licencia de obra desde hace más de un año para instalar en la avenida de Burgos cuatro cargadores, dos de carga rápida y otros dos, de semirrápida.

Ya en Pedrosa de Valdeporres, el Consistorio ha invertido 32.600 euros en un cargador de 50 kw que pueden usar dos vehículos de forma simultánea, pero no ha establecido como regular su uso, dado que va a ser un cargador netamente municipal, ni ha solicitado la conexión eléctrica. En Valdivielso, el Consistorio proyectaba también un cargador en Condado de Valdivielso, pero no ha llegado a un acuerdo con los dueños del suelo y sigue buscando una ubicación.