Rendidos ante el coronel Imanol Arias

Agencias
-
Rendidos ante el coronel Imanol Arias

El actor, que regresa a las tablas con una adaptación de un texto de García Márquez y bajo la dirección de Carlos Saura, admite que el teatro es como el descanso del guerrero frente al cine

Dos monstruos de la escena, el actor Imanol Arias y el cineasta Carlos Saura, vuelven al teatro con El coronel no tiene quien le escriba, una adaptación de Gabriel García Márquez dirigida por el aragonés y que llegará al Teatro Infanta Isabel de Madrid el próximo miércoles. 
El vasco interpreta el papel del coronel, un veterano de guerra que espera la llegada de una carta en la que aprueben su pensión, necesaria para continuar viviendo. El propio Arias asegura que el personaje original de García Márquez es algo mayor que él, aunque han adaptado la edad del actor. «Al aceptar este trabajo había que decidir qué hacer. Yo soy mayor, pero el personaje es algo más que yo. Ante la posibilidad de llevar a cabo una caracterización, decidimos que tenía mi edad», explica el intérprete. 
El actor regresó el pasado verano al teatro con la obra La vida a palos después de casi 20 años fuera y ahora vuelve a subirse al escenario. «No soy una figura del teatro porque he estado fuera mucho tiempo, tengo mucho que aprender», asegura, al tiempo que añade que tiene la «necesidad» de cubrir esta etapa «con mucha tranquilidad». 
«En el teatro no tengo que ir rápido, me siento mucho más joven», insiste. «No aspiro a nada, no espero grandes alabanzas ni grandes derrotas».
En cuanto a trabajar por primera vez con Carlos Saura, Arias asegura que es «curioso» ponerse a sus órdenes: «no es un director al uso, es muy sabio. Saura tiene mucha ironía, porque tiene mucha experiencia en la vida, es un buen colega de viaje».
Como le sucede a su personaje, el coronel, quien esperaba la carta de su pensión, Arias también tiene un deseo personal y es que desaparezca el hambre. «El mundo tiene muchos problemas, pero hay uno que no aguanto, la precariedad que tienen millones de personas».