scorecardresearch

Unos presupuestos menos expansivos pero con gastos covid

David Alonso
-

El consejero de Economía insiste en primar la calidad de los presupuestos a los plazos de presentación de los mismos, cuya fecha oficial expira el próximo 15 de octubre

Fernández Carriedo (I) e Igea, antes de comparecer en la rueda de prensa tras el Consejo de Gobierno. - Foto: Wellington Dos Santos Pereira

Los presupuestos de Castilla y León para el próximo año seguirán creciendo pero no serán tan expansivos como los del presente ejercicio, cuando las cuentas crecieron un 13 por ciento con casi 1.500 millones más, impulsadas por la comparación con 2018 –último ejercicio con cuentas en vigor–. El consejero de Economía y Hacienda, Carlos Fernández Carriedo, avanzó que las cuentas se encuentran en la fase final de su elaboración, y que desde su departamento todavía tienen varias «indefiniciones» con ingresos relativos al Gobierno central, lo que está retrasando su presentación. En cualquier caso, el Estatuto de Autonomía marca como fecha límite para presentar el PGC el próximo 15 de octubre, algo que, aunque no descartó de forma oficial, si que reconoció que primará más la calidad de las cuentas a los plazos de presentación de los mismos. Durante su intervención en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, donde detalló las cifras macro de la nueva Estrategia RIS3 2021-2027, el titular de Economía y Hacienda aseguró que el próximo año se seguirán manteniendo muchos de los gastos covid, por lo que señaló la importancia de no introducir recortes en los servicios públicos esenciales asociados a su gestión.

En cualquier caso, Fernández Carriedo reiteró que la Junta trabaja en «plazo» para la presentación de los mismos, aunque insistió en relatar las tres «indefiniciones» a las que se enfrenta el Ejecutivo autonómico por parte del Gobierno para elaborar las cuentas y que son el importe que recibirá la Comunidad del próximo fondo covid, la cuantía que le corresponderá de los recursos europeos y el incremento final de las retribuciones de los funcionarios.  Junto a estas también detalló la limitación del 0,6 por ciento de déficit para las comunidades, ya que supondrían contar con 1.000 millones menos, aunque expuso que la «buena noticia» es que los fondos europeos no se podrán utilizar para financiar los servicios básicos. 

Reunión con Pedro Sánchez

El consejero aprovechó su intervención para apuntar que las tres «indefiniciones» que el Gobierno debe aclarar se podrían tratar en la tantas veces reclamada reunión entre Alfonso Fernández Mañueco y Pedro Sánchez. En lo relativo a los fondos Next Generation de la UE, aludió a la necesidad de tener información adicional para que éstos se puedan incluir en el Presupuesto de la Junta, a lo que ha sumado la previsión del incremento salarial de los empleados públicos, ya que la Comunidad aplica el mismo criterio en este caso que el que ponga en marcha el Gobierno en un contexto de «alta inflación».

«Estas son las cuestiones que quedan pendientes y que esperamos conocer en breve», expuso el consejero, quien reiteró en varias ocasiones sobre los plazos que «lo importante es tener un buen presupuesto apoyado por el Parlamento».

Así, Fernández Carriedo confió en «convencer» a los grupos, en referencia a si se allana el camino con el apoyo que UPL y Por Ávila dieron esta semana a la reforma sanitaria de la Junta.