scorecardresearch

«En seis años, producimos un 15% más con menos plantilla»

I.M.L.
-

ENTREVISTA | A punto de dejar su puesto en la factoría arandina de Michelin para asumir la dirección de la planta de Vitoria, César Moñux repasa los logros alcanzados en su etapa, los retos superados y los que deja pendientes

César Moñux agradece el trato recibido por las instituciones y la ciudadanía. - Foto: I.M.L.

La empresa líder de la economía arandina está en pleno periodo de cambio. Quien lleva seis años al frente de la factoría de Michelin en Aranda de Duero culmina hoy esta etapa para pasar a dirigir la planta de Vitoria. César Moñux repasa para Diario de Burgos los cambios sufridos en la fábrica y las expectativas de futuro que deja abiertas para el nuevo director, Carlos Abril.

Si mira seis años ¿cómo se encontró la factoría arandina?
Ya era la mayor fábrica de Michelin en Europa para neumáticos de camión y estaba lanzando la fabricación de neumáticos de metro, con un fuerte desafío para adaptarla al contexto de flexibilidad del mercado y con el del relevo generacional porque muchas personas estaban llegando a su jubilación. Había que mantener, entre todos, los buenos resultados de la fábrica y aprovechar los inicios de la automatización.

¿Y considera que esos retos se han alcanzado?
El balance es positivo, muy positivo. No me puedo olvidar del difícil contexto, he trabajado cuatro años antes de covid y dos años después de covid. Aún así, hemos incorporado a 600 personas a la fábrica, hemos conseguido transformar nuestras instalaciones para responder a las necesidades del cliente. En cuanto a la calidad de nuestros productos, somos referencia en el mercado. Además, hemos reducido fuertemente nuestra huella ambiental. Yo diría que somos una fábrica fiable, creíble, que aporta muy buenos resultado y, algo que para mí es importantísimo, donde las personas tiene un entorno de trabajo donde pueden aprender, tienen calidad de trabajo y se les valora. Todo esto es gracias a la cooperación, a la voluntad de todos por hacer una fábrica mejor, de saber que el futuro de la fábrica está en nuestras manos y tenemos la responsabilidad de entregar esta fábrica a la siguiente generación.

¿Cuáles eran las cifras de plantilla y producción antes y cómo las deja?
Somos una fábrica que ha aumentado un 15% sus niveles de producción en seis años, hemos pasado de hacer 130.000 toneladas a 150.000. Pero ser más competitivos es hacer lo mismo con menos personas. Nuestra plantilla está ahora en torno a las 1.200 personas cuando hace seis años era entre 1.300 y 1.400. Esto es posible porque estamos automatizando la fábrica. Mantener un empleo de calidad para 1.200 personas pasa por hacer el mejor producto del mundo de forma automatizada. Y eso pasa por trabajar con visión artificial y manutención automática. La foto de estos años es que se han jubilado del orden de 700 personas y hemos incorporado a 600.

¿Los momentos más críticos de su etapa en la planta arandina han sido los de la pandemia?
Con las personas como prioridad, primero aseguramos la salud de la plantilla y luego la continuidad de la producción. A partir de ahí, hemos sufrido mucho por el aprovisionameinto de materias primas, con la crisis del caucho que viene de Asia, pero si hacemos balance de 2021, primer año post pandemia, hemos fabricado más que en 2020 y en 2019, acercándonos a nuestro récord de fabricación, lo que es un éxito de todos porque la producción es el futuro de esta fábrica.

¿La guerra en Ucrania y sus consecuencias van a variar mucho las previsiones hechas para 2022?
Anticipábamos una producción en máximos, superior al año pasado y superior a nuestro récord, superando las 145.000 toneladas, esa era la foto en el contexto postcovid antes de la llegada de crisis de ucrania. En enero y febrero hemos activado todos los días para ir a máximos porque tenemos a medio plazo una importante cartera de pedidos. Ahora hemos tenido que cerrar cuatro días para superar los desajustes en el aprovisionamiento de materia prima, con una gestión rigurosa de nuestras existencias. Esta situación se va a extender las próximas semanas y debemos prepararnos para un contexto difícil y de fuerte incertidumbre, tomando decisiones semanas a semana. Pero para la próxima semana vamos a tener materia para trabajar los siete días, lo cual es un éxito, y nuestros clientes no se han visto afectados por la ralentización con el reajuste de esos cuatro días.

¿Qué escenario se va a encontrar su sustituto, Carlos Abril, cuando se incorpore en poco más de un mes?
Hay previstas inversiones. En pandemia hemos mantenido una cifra de 20 millones al año y tenemos un ambicioso plan de inversiones, aunque hay que ser prudentes en cómo se va concretando. De cara al empleo, en los dos primeros meses de 2022 hemos contratado ya a 20 personas. En cuanto a la innovación, tenemos un equipo de 12 ingenieros expertos en industrialización para el lanzamiento de nuevos neumáticos. Este equipo se va a complementar con un espacio de innovación, hemos comenzado esta semana las obras del edificio y está prevista su inauguración a finales del segundo trimestre, para el que ya se han incorporado cuatro personas que nos ayudarán al lanzamiento de esos nuevos productos.