scorecardresearch
Jesús de la Gándara

La columnita

Jesús de la Gándara


Pregúntatelo, pregúntaselo

02/05/2022

El suicidio es la vía final común de ciertos procesos psicológicos, neurobiológicos y sociales, que deterioran el mecanismo cerebral que sustenta el instinto de supervivencia. Este sistema es complejo, pero básicamente lo gestiona un neurotransmisor denominado serotonina, que cuando disminuye hasta niveles peligrosos se acaba activando la conducta autolítica. Por eso, las intervenciones psicológicas, neurobiológicas y sociales son necesarias para prevenir dicho deterioro. Si se controlan las circunstancias determinantes, se detecta el riesgo y se interviene pronto, en más el 90% de los casos se podría detener el paso de la ideación autolítica al intento de suicidio y de este al suicidio consumado. 

Pero esto no es más que ciencia y el suicidio es un acto humano de una enorme magnitud y un profundo simbolismo, que entronca con cuestiones sociales, filosóficas, éticas e incluso religiosas. Por eso se dice que sobre la tumba de cada suicida habría que abrir un expediente a perpetuidad. Y Camus decía que no hay ningún problema filosófico más profundo que el suicidio, decidir si la vida merece la pena ser vivida en determinadas circunstancias. El suicidio está lleno de frases altisonantes que solo tratan de disfrazar la tragedia humana que cada caso encierra. Por eso, es preciso abrir el expediente antes de que suceda. 

Eso es lo que pretendemos este grupo de personas e instituciones que nos hemos reunido para hablar de ello, para compartirlo y para mediar entre las personas que lo necesitan y los recursos necesarios. Con ciencia y conciencia, pero sobre todo con compromiso y constancia, evitando alarmismos y habladurías, pero con ánimo locuaz. Sabemos que disminuir la frecuencia es difícil, pero al menos intentaremos aliviar el sufrimiento de las personas implicadas. Pero para que de verdad sea útil hay que hacerlo entre todos, con cercanía y agilidad, sin miedo pero con respeto. No en el mundo, sino aquí, en Burgos, en las familias y las instituciones, en los medios y las redes sociales. Nuestro lema es pregúntatelo y pregúntaselo, pues, como suelo repetir, nadie nunca se ha suicidado por preguntárselo, aunque a muchas personas que lo hicieron nunca nadie se lo preguntó. Y si detectas algo, o puedes contribuir con algo, o tú necesitas algo, escríbenos a prevenirsuicidioburgos@gmail.com

ARCHIVADO EN: Suicidio, Ciencia, Burgos