scorecardresearch

El virus deja en el limbo la apertura de más de 200 negocios

G. ARCE
-

Cámara de Comercio, la patronal FAE y Fundación Caja de Burgos trabajaban con cerca de un centenar de emprendedores y decenas de planes en desarrollo, atrapados ahora en el bloqueo económico

Raquel Ruiz tenía previsto inaugurar un centro de estética el pasado 1 de abril. - Foto: Luis López Araico

La economía burgalesa impulsó cada día del pasado año una media de 13 nuevos negocios, la mayoría de ellos vinculados a la construcción. Solo durante el primer semestre de 2019 se constituyeron 1.500 empresas, según el balance de la Oficina Territorial de Trabajo de la Junta, una cifra que será imposible alcanzar en el actual ejercicio tras el parón total que se vive desde el pasado viernes 13 de marzo. Si se tomase como bueno el dato del pasado año, a día de hoy se habrían dejado de constituir más de 200 empresas, a las que habría que sumar todos aquellos planes que están en marcha y que han quedado aparcados sine die por las incertidumbres que ha abierto la crisis sanitaria más grave desde de la Segunda Guerra Mundial.

Una prueba de este parón la ofrecen la Cámara de Comercio, la patronal FAE o el servicio de Emprendedores de la Fundación Caja de Burgos. En la Ventanilla Única Empresarial, que en el primer semestre de 2019 colaboró en la creación de 86 negocios, se viene trabajando desde el mes de enero con 73 personas que quieren emprender y se ha orientado a otras 130. Antes de que estallase la crisis, este servicio de la Cámara había tramitado 35 altas de nuevos negocios y acumulaba otros 38 en la fase de orientación, hoy atascados.

En la Oficina de Transferencia de Negocios de FAE hay otros 8 emprendedores enfrascados en el proceso de traspasar una empresa, la mayoría comercios minoritas que llevan tres semanas con la persiana echada. El pasado año, 12 lograron ejecutar el cambio .
En Caja de Burgos estaban trabajando con una decena de nuevos empresarios cuando se desató la pandemia. Reconocen que muchos de los emprendedores a los que han asistido viven en un momento de impasse y desconcierto. «A todos les ha influido esta situación».

El decreto de alarma nacional del 13 de febrero -puntualizan las iniciativas consultadas- habrá sorprendido a muchos más y no solo a los que tenían los trámites administrativos en marcha sino a los que estaban en fase de orientación, diseñando un plan de negocio cuyas claves han quedado obsoletas o deben ser corregidas tras los daños causados por la pandemia del coronavirus.

La mayoría de las empresas en fase de creación en la Ventanilla Única de la Cámara tienen que ver con el comercio minorista, los servicios inmobiliarios, la hostelería (bares, restaurantes, alojamientos rurales…), y profesionales diversos como ingenieros, diseñadores gráficos, fisioterapeutas, veterinarios, asesores legales... Asimismo, también estaban a punto de constituirse talleres mecánicos y academias de enseñanza, empresas tecnológicas, entre otros.

(Más información, en la edición de papel de hoy de Diario de Burgos)