scorecardresearch

Un estreno completo

R.E. MAESTRO
-

El restaurante La Mansiega abre en Melgar de Fernamental por iniciativa del emprendedor Carlos González, responsable también del albergue turístico. Crea tres empleos y suma un atractivo más a la villa

El equipo que se encarga de dar el servicio está formado por Elena, Cristina, Rocío, Elena y Sonia (de izq. a d.) y se pretende ampliar en el futuro. - Foto: Valdivielso

Como una nueva oferta gastronómica, tradicional pero con un toque moderno, para que vecinos y visitantes tengan donde elegir si optan por salir a comer fuera de casa se presenta La Mansiega en Melgar de Fernamental. Carlos González, responsable también del albergue turístico, emprende este nuevo negocio que arranca de la manera más completa posible. Ha creado tres empleos y la respuesta de la gente ha sido espectacular al agotar las reservas para el sábado. Además, suma así un atractivo más para la villa en forma de restaurante que sin duda conquistará muchos paladares.

Para llevar a cabo este nuevo servicio de restauración en la localidad se ha levando un amplio comedor, que se ubicará junto al alojamiento turístico del municipio -donde antes había un patio- pero totalmente independiente del mismo y con su propia puerta de acceso desde la calle Costanilla de la Azafata. Cuenta con capacidad para 61 personas y está pensado para que acudan tanto familias como grupos más numerosos.

De miércoles a viernes se darán comidas y habrá un menú cada día, mientras los fines de semana se ofrecerá carta, un menú especial y también cenas. El proyecto pretende crecer con el tiempo y «todo dependerá de la demanda y del público». De hecho, también se adaptará a un servicio tan de moda en la actualidad como la comida para llevar, algo que costaba encontrar hasta ahora en la zona. Además, también se da la posibilidad de preparar comidas para diferentes celebraciones tales como cumpleaños, comuniones o los tradicionales quintos.

Durante estos dos últimos años, el albergue ha pasado varios meses cerrado como consecuencia de las restricciones por la covid, como explica González. «Hemos esperado a que estuviese todo más o menos bien y que se animara la situación para arrancar», confiesa. En algunos momentos del año se encuentran sin actividad en el alojamiento puesto que principalmente «se depende de las vacaciones de los escolares o del público en general» y eso ha animado a iniciar este proyecto. Además de eso, reconoce que ha sentido el apoyo de los vecinos, que le insistían en contar con un espacio de este tipo para poder ir a comer y tener una mayor variedad gastronómica en la comarca.

Rocío González será la directora de orquesta en la cocina de este restaurante en el que Sonia Lorenzo, Elena González y Cristina Díaz aseguran estar muy contentas, ya que podrán trabajar en su municipio. También Elena Hurtado, que afirma que con la pandemia se fue a vivir a su pueblo, Villasandino, y buscaba un trabajo relacionado con la hostelería lo ha encontrado y está «muy a gusto». Ampliar el equipo es uno de los objetivos futuros, cuando lo exija la demanda.

Un toque innovador. El punto innovador a la comida tradicional caracterizará este nuevo restaurante de Melgar. Para la tradicional Feria de San José que se ha celebrado este fin de semana se ha preparado un menú especial que incluía productos típicos como la morcilla de Burgos, el chorizo al vino, los pimientos asados con ventresca o el lechazo. Y tampoco faltaron tampoco postres como la tarta de queso, de la abuela o de tres chocolates.

Uno de los grandes manjares por los que se apostará serán las croquetas, para lo que se incluirá una amplia tabla con sabor a jamón ibérico, morcilla o chipirones en su tinta. No faltarán tacos, sartenazos de ibéricos, poke bowl o alitas de pollo con salsa hoisin para picotear. Y en la carta también se incluyen elaboraciones con bacalao, entrecot, rabo de ternera, lubina o lechazo para deleitar a los comensales. «Si la gente sale contenta, acaba volviendo y eso es lo buscamos», sentencia González.