scorecardresearch

El UBU San Pablo, a un paso de la remontada (38-31)

R.M.
-

La escuadra burgalesa ha ganado a Puente Genil 38-31 y se ha quedado a un gol de forzar la prórroga y dar la sorpresa

Dalmau celebra uno de los 7 goles que ha conseguido en el partido ante Puente Genil. - Foto: Patricia González

El UBU San Pablo ha estado muy cerca de colarse en la final a ocho de la Copa del Rey de balonmano. El cuadro burgalés llegaba al partido de vuelta de la tercera ronda del torneo del KO con 8 goles de desventaja después de perder 37-29 en Córdoba ant el Puente Genil. Pero el conjunto local han mantenido la fe y las opciones hasta el final y ha puesto en aprietos a un oponente que siempre se ha sentido incómodo sobre la cancha de El Plantío.

La escuadra que dirige Nacho González se ha impuesto por 38-31 en un final de infarto en el que el conjunto castellano ha puesto contra las cuerdas a un oponente que se ha visto sobrepasado por el alto ritmo de juego que propuso el UBU San Pablo.

El combinado cidiano sale reforzado de un choque copero en el que ha mostrado su mejor cara, aunque sabe que el choque importante lo tiene el sábado en Guadalajara ante uno de sus rivales directos en la competición liguero.

Ficha técnica.

UBU San Pablo Burgos (38): Mijuskovic; Dalmau (7), Ignacio (5), Gallardo (4), Ernesto (6), Vera (2) y Dashko (5) -siete inicial- (Ibrahim) (1); Ceballos (-), Karlov (2), Pinillos (2 p), Espinosa (-), Roberto (-), Andrés (2) y Tamayo (2).

Ángel Ximénez Puente Genil (31): Martín Konecny; Cuenca (2), Da Silva (-), García ( 6, 1 p), Tua (2), Jiménez (3), Estepa (10) -siete inicial-; De Hita; Spiljak (-), Corning (1), Djukic (3), Pineda (-), Pomeranz (4), Mitic (-).

Marcador cada cinco minutos: 3-1, 6-5, 8-8, 10-11, 13-13, 17-16 (descanso); 22-20, 25-23, 30-27, 31-28, 33-30, 38-31 (final).

Árbitros: Alfredo Arcos Adeva y Carlos Luque Cabrejas. Excluyeron a Espinosa y Vera, del UBU San Pablo; y a Djukic, Martín y Javi García, del Puente Genil.

Incidencias: Encuentro de vuelta de la tercera eliminatoria de la Copa del Rey, disputado en el pabellón El Plantío ante unos 500 espectadores.