scorecardresearch

Bruselas propone prohibir la importación de carbón ruso

Agencias
-

Las nuevas sanciones también impedirán la exportación de productos de la UE como la madera, la tecnología o el licor a Rusia, que embarcaciones de ese país accedan a puertos comunitarios y las transacciones con cuatro bancos rusos

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen - Foto: EFE/EPA/RONALD WITTEK / POOL

La Comisión Europea propuso hoy un quinto paquete de sanciones a Moscú por la invasión de Ucrania, que incluye la prohibición de importar carbón de Rusia y las transacciones con cuatro bancos de ese país, así como el cese de ciertas exportaciones europeas de tecnología, madera, marisco o licores.

"Pero esto no es todo. Estamos trabajando en sanciones adicionales, incluso sobre las importaciones de petróleo", dijo la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, en una declaración difundida por el Ejecutivo comunitario, en la que aseguró que "tomar una posición clara no es sólo crucial para nosotros en Europa, sino también para el resto del mundo" y para "el orden mundial".

Las compras europeas de carbón suponen unos 4.000 millones de euros al año en ingresos para Moscú y los bancos concernidos, entre ellos el VTB, el segundo del país, que tienen una cuota de mercado doméstica del 23 %, indicó Von der Leyen.

El paquete de sanciones, que requiere la aprobación de los países de la UE, también impedirá que los barcos rusos y las embarcaciones operadas por Rusia accedan a los puertos de la UE, con "ciertas extensiones" en productos agrícolas, alimentarios, ayuda humanitaria y energía.

En los cuatro paquetes contra Moscú aprobados por la UE desde el inicio de la guerra se ha sancionado a políticos y oligarcas, congelado activos del banco central, excluido a buena parte del sistema financiero ruso del sistema de transacciones internacionales, cerrado el espacio aéreo a aeronaves rusas y bloqueado plataformas de propaganda del Kremlin, entre otras.

Bruselas ya había avanzado que preparaba nuevos castigos económicos contra el Gobierno de Vladímir Putin, al que en la Unión Europea se acusa de cometer crímenes de guerra tras la difusión de imágenes de civiles aparentemente ejecutados en Bucha, ciudad cercana a Kiev que durante semanas han ocupado las tropas rusas.

La nueva propuesta de la Comisión Europea incluye también obstáculos a los operadores de transporte por carretera rusos y bielorrusos y prohibiciones a las exportaciones a Rusia de tecnologías "específicas" como ordenadores cuánticos, semiconductores avanzados y maquinaria de transporte por valor de 10.000 millones de euros.

Bruselas también pide que se añadan a la lista de exportaciones prohibidas de la UE a Rusia otros productos por valor de 5.500 millones de euros "para cortar el flujo de dinero de Rusia y sus oligarcas", que van "desde la madera hasta el cemento, desde mariscos hasta licores", agregó la presidenta comunitaria.

Por último, si los Estados miembros dan luz verde a la propuesta de sanciones, también se impedirá la participación de empresas rusas en licitaciones públicas en los países de la UE y se excluirá "todo apoyo financiero ya sea europeo o nacional a los organismos públicos rusos porque el dinero de los impuestos europeos no debería ir a Rusia de ninguna forma", añadió Von der Leyen.

Además, la Comisión prepara otra ronda de sanciones individuales y, además de analizar la posibilidad de prohibir el petróleo ruso, reflexiona también sobre "algunas de las ideas presentadas por los Estados miembros, como impuestos o canales de pago específicos, como una cuenta de depósito en garantía", agregó Von der Leyen.

Por su parte, el vicepresidente de la Comisión Europea y alto representante para la Política Exterior de la UE, Josep Borrell, informó de que va a ampliar la lista de sanciones individuales a más políticos, responsables de propaganda y empresarios rusos.

"El objetivo no es el pueblo ruso, sino el Kremlin y quieres apoyan su agresión ilegal" a Ucrania, dijo Borrell, quien también dio cuenta de su decisión de declarar persona no grata a un grupo de oficiales rusos de la representación permanente de Rusia ante la Unión Europea.

Antes de conocerse la nueva propuesta de sanciones, Von der Leyen y Borrell habían anunciado que viajarán esta semana a Kiev, por primera vez desde el inicio de la invasión rusa hace más de un mes, para reunirse con el presidente de Ucrania, Vlodómir Zelenski.

Las sanciones energéticas han sido un espinoso asunto desde el inicio de la ofensiva rusa en Ucrania, pues la Unión Europea compra fuera de su territorio más de la mitad de la energía que consume y Rusia es su principal proveedor, aunque las diferencias por países son notables y la dependencia es mayor en Alemania y Países Bajos que en España o Irlanda.

El bloque comunitario le compra a Moscú el 46,7 % del carbón que utiliza, el 40 % del gas y el 27 % del petróleo, que en 2021 supusieron 99.000 millones de euros de ingresos para Rusia.

 

La UE expulsa a varios diplomáticos rusos

Por su parte, el Alto Representante de Política Exterior de la UE, Josep Borrell, ha anunciado este martes la expulsión de "varios" diplomáticos de Rusia, dentro de un paquete de medidas con el que el bloque quiere contribuir a frenar la "maquinaria de guerra" de Vladimir Putin tras las "atrocidades" perpetradas en Bucha y otras zonas ocupadas.

Los ataques sobre poblaciones civiles, ejemplificadas en matanzas como la de Bucha o en el "brutal" asedio sobre Mariúpol, "han mostrado la verdadera cara de esta guerra, de la guerra del Kremlin contra Ucrania y su pueblo", ha lamentado Borrell.

El jefe de la diplomacia europea ha subrayado que la posición de la UE "ha sido muy clara" y pasa por seguir con las sanciones "mientras continúe la agresión rusa" sobre Ucrania. "No estamos atacando al pueblo ruso, sino al Kremlin", ha dicho Borrell.

En el ámbito diplomático, y al margen de las nuevas sanciones económicas propuestas por la Comisión Europea, Borrell ha anunciado que "varios" representantes de Rusia ante la UE han sido declarados 'persona non grata'.

Considera que se han comportado de forma contraria al estatus que se les presupone como diplomáticos, contraviniendo incluso la Convención de Viena. El Servicio de Acción Exterior que encabeza Borrell ha convocado al embajador ruso para comunicarle personalmente esta decisión.

En este sentido, el exministro español cree que es necesario responder "al comportamiento asesino del Kremlin y sus tropas" en todos los frentes.