La Demanda abre espacios de emprendimiento y 'coworking'

Ical
-

Pretende atraer a nuevos pobladores para que pasen temporadas en la España rural y han convertido tres locales en oficinas de emprendimiento en Pradoluengo, Pineda de la Sierra y Atapuerca

La Demanda abre espacios de emprendimiento y 'coworking' - Foto: F2 Estudio Rebeca Ruiz

El Grupo de Desarrollo Rural Agalsa-Sierra de la Demanda, y los ayuntamientos de Pradoluengo, Pineda de la Sierra y Atapuerca, ponen en marcha el proyecto ‘Demanda Coworking rural’, el espacio de emprendimiento "más grande del mundo" que pretende fijar población en el medio rural de Castilla y León y atraer nuevos pobladores hasta las localidades burgalesas.

El nuevo proyecto se trata de un espacio físico y virtual para "trabajar, compartir, crear, innovar, convivir, vivir y trabajar". Está dirigido a cualquier persona vinculada o no a la Sierra de la Demanda, que quiera "trabajar un día, una temporada o una vida desde cualquiera de los pueblos de este territorio".

“Desde Demanda Coworking Rural invitamos a dejar la urbe unos días, para trabajar una temporada en la España rural, en una de las zonas más atractivas de Europa tanto por su patrimonio, como por su dinamismo cultural y económico. Vivirás con menos estrés, con menos polución, con menos aglomeraciones, con menos gasto económico, con menos distancias y sobre todo, con más calidad de vida”, alentaron.

En este sentido, invitan a los urbanitas a probar "un rato, un día o una temporada" como sería trabajar en un espacio de emprendimiento en un pueblo. Este proyecto de impulso del emprendimiento rural cuenta además con el apoyo de la Sociedad para el Desarrollo de la provincia de Burgos, la Diputación de Burgos y la Fundación Oxígeno.

Por el momento, Demanda Coworking Rural ha habilitado tres locales, poniendo a disposición de las personas que deseen trabajar desde ellos, más de 1.000 metros cuadrados de instalaciones, con 50 puestos de trabajo individuales y compartidos, equipados con internet y medios ofimáticos y audiovisuales, salas de reuniones y aulas para talleres, entre otros servicios.

El Ayuntamiento de Pradoluengo restauró y equipado el antiguo matadero municipal. El Ayuntamiento de Pineda de la Sierra, por su parte, equipó las anteriores oficinas del Consistorio y el Ayuntamiento de Atapuerca recuperó un almacén de las antiguas escuelas.

Los tres espacios están a disposición de aquellas personas que deseen trabajar una temporada o para siempre desde alguno de los pueblos de la Sierra de la Demanda.

En los próximos meses se pondrán en marcha más espacios de coworking en otras localidades que han mostrado interés, de diferentes zonas de la Sierra de la Demanda.

“El fin es apoyar y generar proyectos, empresas y emprendimientos, crear y mantener empleo, transformar el medio rural burgalés, conocerse y construir conjuntamente”, destacaron los impulsores de la iniciativa.

Asimismo, detalló que se puede formar parte de la red y comunidad de emprendimiento rural , tanto si los interesados se dan de alta a título personal, como emprendedor, como autónomo o empresa ya consolidada, como asociación, institución o administración, con o sin sede social en estos pueblos, tanto si estás aquí unos días como si se quedan toda una via.

“No sólo son los locales equipados y con acceso libre, sino que cabe resaltar la importancia del programa de actividades formativas y colaborativas que se pondrán en marcha desde el mes de abril, dirigidas tanto a un público local como de cualquier ciudad española o del mundo”, indicó.

Para ello, se realizarán presentaciones on line desde las tres localidades y se contará con 12 empresarios rurales de diferentes sectores.