Un millar de personas usó a diario el wifi de Villarcayo

A.C.
-

Junto con los villarcayeses, los vecinos de Salazar, Incinillas, Torme y La Aldea son los más activos en el uso del sistema implantado por el Ayuntamiento hace un año

El repetidor de la Tesla lanza la señal a los 42 puntos instalados a lo largo y ancho del municipio.

«No nos marcamos objetivos, pero están más que superados». Así valora el alcalde de Villarcayo, Adrián Serna, el uso que los vecinos de las 26 pedanías del municipio y de la propia villa de Villarcayo están realizando del wifi libre implantado desde el verano de 2019 con apoyo de la Unión Europea y que en los pasados meses de julio y agosto registró una media de un millar de dispositivos distintos conectados cada día. El pico más alto se alcanzó con 1.850 usuarios en una jornada de las fiestas patronales de Villarcayo de agosto de 2019, mientras que este agosto el día con mayor actividad ascendió a 1.100 personas, al tratarse de un verano muy estable sin grandes concentraciones de personas.

Durante los fines de semana de octubre se han alcanzado una media de 850 usuarios y de lunes a viernes, de 400. El sistema lleva asociado un programa informático que permite conocer a tiempo real cuantas personas están conectadas y donde. Gracias a él, se sabe también que en el conjunto de las 26 pedanías del municipio, Salazar, donde hay dos puntos de acceso al wifi, Incinillas, Torme y La Aldea son los pueblos con mayor actividad y más uso del wifi. La consola de la firma Cambium Networks, la firma suministradora de los equipos, también refleja los datos utilizados, que se dispararon en cuanto acabó el estado de alarma a una media diaria de 17 megas por segundo. Ya en septiembre bajó a 5 y ahora se sitúa en 3, de lunes a viernes, con ascensos los fines de semana.

Villarcayo junto con Melgar de Fernamental y la ciudad de Burgos estuvo entre los primeros municipios de Burgos en lograr una ayuda de 15.000 euros del programa WIFI4EU, que promueve el acceso libre de los ciudadanos a la conectividad wifi en espacios públicos de toda Europa. Se puede disfrutar en la plaza Mayor, la biblioteca, el complejo polideportivos, las piscinas de verano, los parques del Soto y las Acacias, el campo de fútbol del Nela, el Centro Joven o el nuevo teatro de la residencia, entre otros puntos. Pero además alcanza a todas y cada uno de los lugares de encuentro, como casas de concejo o locales de asociaciones vecinales, de las 26 pedanías del municipio. La tecnología implantada, toda ella con recursos humanos municipales,  es capaz de llevar la señal de wifi a un territorio de nada menos que 160 kilómetros cuadrados.

42 puntos. Sus 42 puntos de conexión y, sobre todo, su solución para alcanzar las 26 pedanías donde viven cerca de un millar de personas -más de 3.000 vecinos se concentran en Villarcayo- ha suscitado el interés de muchos otros municipios en los numerosos foros y congresos en que se ha presentado. Y lo mejor es que el sistema ideado por el técnico en Sistemas Informáticos del Consistorio, Sergio Gallego, ha logrado que por solo 871 euros al año, todos los espacios públicos del municipio tengan acceso al wifi libre. De no haber sido por este sistema mediante radiofrecuencia, dotar con conexiones a internet mediante ADSL o fibra óptica a cada pedanía hubiera supuesto un gasto mensual de 1.440 euros, 20.908, al año, una cantidad muy elevada para las arcas municipales.

Una conexión troncal de última tecnología que parte de Villarcayo lleva la señal de internet de una sola conexión de fibra óptica a un repetidor ubicado en la sierra de la Tesla y desde allí se lanza por red inalámbrica la señal de internet a los 42 puntos de acceso wifi distribuidos por la villa y las pedanías, dando un servicio de acceso a internet de al menos 30 MB tanto de subida como de bajada de datos. Esta velocidad es una de las exigencias del programa WIFI4EU, pero curiosamente la normativa española la limita a 512 Kb, una sesentava parte. De momento, el Consistorio villarcayés se aferra a la exigencia europea y da así un servicio de calidad, que en su primer año de funcionamiento no ha sufrido ningún problema de seguridad.

De momento, el uso de este wifi no exige registro alguno y una vez conectado el usuario sigue disfrutándolo 12 horas,siempre que se acerque al entorno de un punto de recepción de la señal que llega a unos 15 metros a la redonda. En el futuro,  una vez que la UE lo dote con la tecnología necesaria, se a-ccederá por registro y una vez dentro siempre se activará siempre automáticamente al llegar a puntos de libre acceso al wifi repartidos por toda Europa. Además, este registro dotará al sistema «de una capa adicional de seguridad a nivel de aislamiento de usuarios», avanza Serna.