scorecardresearch

¿Qué hago con mi pelo este otoño?

Europa Press
-

¿Qué hago con mi pelo este otoño?

El pelo es una de nuestras señas de identidad y a todos nos encanta presumir de un cabello cuidado que refleje nuestra personalidad y potencie nuestra belleza. Sin embargo, su cuidado puede requerir un tiempo que no tenemos, poca 'maña' a la hora de peinarnos y esas dudas que siempre nos persiguen... ¿Cuál es el color que mejor me sienta? ¿Corto mi melena por lo sano? ¿Por qué es tan difícil marcar con las planchas esas ondas que nuestras famosas lucen como si se hubiesen levantado de la cama así?

Si te planteas un cambio en tu pelo coincidiendo con la bajada de las temperaturas que anuncian la implacable llegada del invierno, te descubrimos con estas sencillas ideas cómo mejorar el aspecto de tu peinado

 

El color de mi pelo es aburrido

Si no te gusta el color de tu pelo o estás cansada de verte siempre igual, cambiar el color de tu pelo es la solución. "Todos los colores son bonitos, a veces solo se trata de potenciarlos o matizarlos. Si no te gustan los cambios radicales, puedes empezar por aclarar uno o dos tonos el color de tu melena. Si eres reticente a la coloración, incluso solo en la parte cercana al rostro, unas mechas money piece harán que te veas con más luz sin tener que tocar el resto del pelo. También recomiendo un tratamiento que le dé brillo para que lo resalte", explica Raquel Saiz desde Torrelavega.

 

Lo corto o no lo corto

Además de una cuestión de asesoría de imagen, saber lo que más nos favorece, también hay que tener en cuenta los hábitos y el estilo de vida. "Nuestra imagen debe acompañarnos y sentirnos cómoda con ella. Si no es así, es el momento de cambiar. Si nos cuesta cuidarnos, debemos escoger cortes que sean fáciles de peinar y que funcionen muy bien con nuestra textura natural. Los bobs con o sin capas, pero también los pixies o la combinación entre shag y mullet lo ponen muy fácil. Casi un lavar y listo", afirma Rafael Bueno desde Málaga.

 

¿Es el flequillo una solución?

Cuando cortamos el flequillo, sobre todo en melenas, puede ser una manera de hacer más manejable el pelo. Sin embargo, no a todo el mundo le sienta bien. "Un flequillo enmarca el rostro y puede servirnos para resaltarlo. Pero también no favorecernos. Para aquellas personas puede ser ideal, sobre todo, ahora que se ha abierto a todo tipo de texturas y tipos. Un modo de empezar a acostumbrarse es con un flequillo cortina abierto, apenas lo notaremos, no necesita mantenimiento, pero cumple con su función. Antes de cortarlo, aunque pueda favorecernos, debemos tener en cuenta también el clima del lugar en el que vivimos. Si es muy húmedo y tenemos tendencia al encrespamiento puede dificultarnos el peinado", sugiere Felicitas Ordás desde Mataró.

 

Trucos de experto

Los productos de lavado y acabado que utilizamos cada día deben ayudarnos para conseguir un resultado perfecto sin apenas esfuerzo. Escogerlos adecuadamente es la clave. "Utilizar un champú y acondicionador que responda las necesidades de nuestro tipo de pelo es crucial. Estamos aportando cuidado dentro de la rutina de higiene, por lo que no es un sacrificio. Además, nos ahorra trabajo. Lo mismo sucede con los productos de fijación que nos ayudan a tener todo bajo control. Nos permiten controlar el encrespamiento, mantener la forma, potenciar el rizo, etc. Muchos incluso incluyen en su formulación ingredientes que cuidan el pelo, hidratándolo o reforzándolo. Es cuestión de utilizar productos que solucionan varios aspectos en uno.", comenta Manuel Mon desde Oviedo.

ARCHIVADO EN: Estilo de vida