scorecardresearch

Seis funcionarios municipales comparecen por el caso Vigil

DB
-

Las comparecencias continuarán el día 2 con la del propio exconcejal, que acudirá acompañado por un abogado

El exconcejal del Ayuntamiento de Burgos Julio Rodríguez-Vigil. - Foto: Patricia

Durante esta mañana comparecen seis funcionarios del área de Licencias con el objetivo de exclarecer el supuesto trato de favor del exconcejal de Ciudadanos Julio Rodríguez-Vigil a un hostelero. El portavoz de la formación naraja, Vicente Marañón, aseguró que no se conocen los nombres de los funcionarios, dado que es un procedimiento que está llevando el letrado municipal "con total independencia". 

Las comparencias continuarán el día 2 de noviembre con la de Rodríguez-Vigil, que hoy no podía hacerlo por razones laborales, acompañado por un abogado. 

El testimonio de los empleados del Ayuntamiento se justifica en la necesidad de que corroboren la sustracción de las certificaciones y ese presunto trato de favor al hostelero y la de Rodríguez-Vigil pretende averiguar "el conocimiento y consciencia por el concejal del alcance e implicaciones de la conducta que se le atribuye y ausencia de justificación de la misma". Todas estas comparecencias darán lugar a un nuevo informe del letrado municipal que llevará, o no, a poner los hechos en conocimiento del Juzgado de Instrucción o del Ministerio Fiscal.

Cabe recordar que en aquel correo electrónico que se envió el pasado 11 de octubre, la funcionaria daba a entender que hasta en 3 ocasiones habían "desaparecido" los documentos y que no fue solo ella testigo de la usurpación, sino también el resto de trabajadores de la sección. Para ser exactos, todos menos un auxiliar administrativo.

En el informe del letrado, en el que lo que se analiza es la denuncia enviada por correo sobre la "sustracción de dos certificaciones referidas al establecimiento 'Carpanta'" se apunta también que las actuaciones del concejal, de ser ciertas, "podrían hacer pensar incluso en un delito de cohecho". En este caso sería necesario demostrar una "dádiva, favor o retribución de cualquier clase" por parte de quien se ha beneficiado de los actos del edil. Se deja constancia aquí de que en el correo "no se señala que haya ocurrido" una recompensa de este tipo, lo que no impide que se investigue.