scorecardresearch

Un Gobierno contra las cuerdas

Agencias
-

Los socios de investidura elevan el tono por las escuchas mientras el PP reclama un adelanto electoral y acusa a Sánchez de usar el Estado como moneda de cambio con los secesionistas

Un Gobierno contra las cuerdas - Foto: Eduardo Parra Europa Press

El PSOE se aferra al mantra de que el Gobierno agotará la legislatura. «No tengan dudas», señalaban ayer desde Ferraz, en medio de un clima de crispación parlamentaria que incluye a los propios socios del bloque de investidura que pone realmente difícil este extremo. De hecho, las críticas de ERC, que insistió en exigir «dimisiones en cascada», se vieron opacadas por las del aliado de coalición del Ejecutivo, Unidas Podemos, contra el CNI y la Ministra de Defensa, Margarita Robles, y allanaron el camino a la principal fuerza de la oposición, que reclamó un adelanto electoral.

Los morados, obviando que forman parte del Ejecutivo, aprovecharon la comparecencia en el Congreso de Robles para exigirle que se asuman «responsabilidad políticas al máximo nivel» por el espionaje, mientras que ERC volvió a pedir abiertamente su cese.

Así, en la Comisión de Defensa, el socio minoritario del Gobierno fue más exigente con la ministra que algunos de sus aliados parlamentarios y que la propia oposición. Pablo Echenique, que ejerció de portavoz de su grupo parlamentario en este órgano, llegó a calificar el caso Pegasus como «el mayor escándalo» de la España reciente y a asegurar que «la situación actual es insostenible».

El aviso a la ministra llegó también por parte de Esquerra Republicana, cuya portavoz, Montserrat Bassa, mantuvo que «en una democracia plena, debería dimitir o ser cesada por legitimar el espionaje, culpabilizar a las víctimas y menospreciar con ignorante soberbia» a quienes destaparon el espionaje a independentistas, Citizen Lab y The New Yorker. «Y no solo debería dimitir usted, sino que debería haber cascada de ceses y dimisiones», añadió.

Mientras, el líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, acusó al jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, de «apropiarse del Estado» para usarlo como «moneda de cambio» con el objetivo de «tranquilizar» a sus socios de investidura ante el espionaje. 

A su entender, en esta situación de «cierto caos», en el que una parte del Gobierno defiende investigar a la otra parte -en alusión a la actitud de Podemos-, lo «lógico en un país europeo sería pensar si se puede seguir así», apuntando a un adelanto electoral.

En este punto, el gallego puso en valor que sea el PP el que salve al Ejecutivo cuando éste se apoya en partidos que «no protegen el Estado» y añadió que, en ese caso, es la alternativa la que «protege al Estado». Por eso, señaló que su formación votó «no» a una comisión de investigación solicitada por Podemos y los socios de investidura de Sánchez que lo «pretende es desvestir y desnudar al Estado».

Por todo ello, el presidente de los populares acusó al jefe del Ejecutivo de llevar a cabo una «apropiación del Estado para usarlo como moneda de cambio para la supervivencia de un Gobierno». «Ahí radica una de las grandes dolencias de la política española en la actualidad», alertó.