Maxam convoca paros el día 12 tras los despidos

J.D.M.
-

Comité y dirección se reúnen este próximo miércoles para seguir buscando «la mejor solución» a una situación que el sindicato UGT reconoce que «no es buena»

Instalaciones de Maxam en Quintanilla Sobresierra.

El grupo empresarial Maxam atraviesa una situación complicada. Entre verano y octubre, la compañía despidió a once trabajadores de la planta burgalesa de Expal, cabecera de la unidad de negocio de Defensa, pero estas salidas no han sido las únicas. Desde comienzos de este año, la multinacional dedicada por un lado al desarrollo, fabricación y comercialización de explosivos para minería, canteras y construcción y por otro a la elaboración de armamento ha prescindido de decenas de empleados en sus fábricas de España, principalmente en las de Burgos (en el Páramo de Masa) y Madrid, pero también recientemente en la de Galdakao (Vizcaya), donde la semana pasada se abrió la puerta de salida a otros cinco trabajadores.
«La situación del grupo a nivel general no es buena», reconoce Roberto Pérez, coordinador estatal de UGT en Maxam. El panorama político del país, con un Gobierno en funciones que no firma permisos de exportación de armamento, está generando un «grave problema» a la unidad de negocio de Defensa, que ante la falta de nuevos pedidos ha reducido su carga de trabajo, aunque recientemente Expal haya contratado en su planta del Páramo de Masa a una quincena de eventuales. «Es chocante hablar de despidos y de contratación de eventuales, pero no hay un aumento de plantilla, sabemos que son contratos para acabar pedidos y que tienen fecha de caducidad», explica Pérez.
El negocio mayoritario de Maxam, sin embargo, no es Defensa, sino obra civil, infraestructuras, minería, cantera, construcción... La escasez de obras y el descenso de la actividad minera y de la construcción ha provocado también una «caída de las ventas» que está «repercutiendo» en el resto de unidades del grupo, indican los sindicatos. Y en ese contexto, la compañía lleva meses inmersa en una reducción paulatina de su plantilla.
Los últimos cinco despidos en la fábrica de Maxam en Galdakao mantienen la incertidumbre y la inseguridad entre los trabajadores del grupo, que el próximo jueves, 12 de diciembre, llevarán a cabo paros de una hora por cada turno en los centros de Burgos, Vitoria y Galdakao. Con esta «medida de presión», indica Pérez, se pretende «avisar» a la empresa para que «cuente con nosotros (los sindicatos) a la hora de buscar soluciones».
 

Convenio en el horizonte. «Es una forma de decir a la empresa que no puede hacer lo que quiera sin contar con nosotros», incide el representante sindical. Un día antes, el miércoles 11, miembros de UGT y CCOO mantendrán una reunión con los responsables de la empresa para «seguir hablando», que les informen de «cómo está la situación realmente» y tratar de negociar «bajas incentivadas» o, si se producen salidas traumáticas, «que sean las menos posibles», aunque son conscientes de que será difícil que de ese encuentro salga un acuerdo definitivo.
A comienzos de año las partes se volverán a ver las caras para comenzar otra negociación, la del convenio colectivo del grupo, y aunque prevén que el panorama seguirá siendo «muy complicado», los sindicatos advierten a la empresa de que tiene que «contar» con ellos antes de tomar decisiones «traumáticas».