Las empresas requieren titulados formados en renovables

G. ARCE
-

Las empresas instaladoras de los parques eólicos y fotovoltaicos demandan a la Formación Profesional y la UBU más profesionales cualificados para atender a un sector de alto crecimiento

Las empresas demandan titulados formados en renovables - Foto: Luis López Araico

Las energías renovables, eólica y  fotovoltaica principalmente, mueven cientos de millones de euros en inversiones en la provincia, aunque esta actividad apenas tiene un reflejo directo en las aulas de Formación Profesional y de la Universidad de Burgos y, por extensión, en el mercado de trabajo. Las empresas instaladoras demandan  unos técnicos cualificados y con experiencia que ahora escasean o no existen y ya adelantan que esta industria es una oportunidad laboral y seguirá creciendo -en Burgos y el resto de España- para atender a las exigencias de descarbonización y el cambio climático.

La construcción de un parque eólico de 100 megavatios (MW)- y algunos se proyectan ya en la provincia, como es el caso del de Buniel- puede generar hasta 160 empleos en los periodos punta de trabajo. Es una estimación que se hace en el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC), que contempla un horizonte de actuaciones hasta 2030, y que puede ilustrar la mano de obra que han movido los 2.000 MW instalados en la provincia y los 500 en proyecto.

Pese a ello, llama la atención una industria tan pujante apenas tenga reflejo en los planes de estudio de las ingenierías que se imparten en la UBU y en los de los ciclos formativos de la FP, donde se abordan las energías renovables en asignaturas puntuales obligatorios u optativas. En una de las provincia con mayor potencia eólica instalada de España -y en la que muchas cubiertas de naves y fincas se llenan de paneles fotovoltaicos- no hay una ingeniería energética ni un grado profesional específico para atender las necesidades de este sector, algo que reconocen los propios responsables educativos.

El principal cuello de botella del mercado, explica Ismael Martín, propietario de la ingeniería de instalaciones energéticas Abasol y profesor de la UBU, se encuentra en la FP y en la rama de los instaladores electricistas y soldadura, principalmente, aunque también se requieren especialista en software para su actividad. «Cuesta mucho encontrar técnicos y los que encontramos carecen de la formación suficiente. Hay mucha demanda, incluso desde fuera de la provincia donde la energía fotovoltaica tiene un gran crecimiento».