La acera como única opción

F.L.D.
-
La acera como única opción - Foto: Jesús J. MatÁ­as

Los coches estacionan frente a la Estación de Autobuses de manera irregular por la ausencia de plazas tras la reforma

Nadie sabe que fue lo que motivó a Javier Lacalle a decidir  que era necesario y urgente ampliar la acera de la calle Miranda, a la altura de la Estación de Autobuses, y ‘cargarse’ de paso una decena de plazas de aparcamiento en un lugar donde, precisamente, escasean. «La idea es mejorar el tránsito de peatones y evitar atascos en esta vía», aseguró cuando presentó el proyecto a finales de febrero. Desde luego, si esos eran los objetivos, se puede afirmar que no se han cumplido.
Para empezar, la ampliación de la acera no ha servido para mejorar la accesibilidad ni el tránsito en la entrada de la Estación de Autobuses. De hecho, la parte nueva está prácticamente inutilizada, tal y como señala Paulina, una vecina de la zona: «Las tiendas y bares no están a ese lado, ahí solo pasan coches». Mucho más crítico y rotundo se muestra Jandro, un usuario habitual de la terminal, que anima a preguntar al alcalde «qué maldita falta hacía esta obra».

[más información en la edición impresa]