scorecardresearch

La nieve y el hielo llenan los talleres de golpes de chapa

D. ALMENDRES
-

La actividad de los especialistas en chapa aumenta por los patinazos y los choques por alcance registrados la pasada semana durante el temporal. La factura media alcanza los 600 euros

Los talleres de chapa reciben más entradas por el efecto de las condiciones meteorológicas adversas. - Foto: Valdivielso

No fue una gran nevada y su efecto tampoco alteró -en gran medida- la rutina de los burgaleses como sí hicieron otros temporales en el pasado reciente. Sin embargo, el paso de la borrasca 'Fien' por Burgos dejó un manto blanco en el suelo que siempre añade un peligro a la circulación por carretera y a los desplazamientos de los viandantes.

Cuando el invierno entra en juego, los hospitales y los talleres asumen que llegan días con una mayor actividad. Afortunadamente, no hubo que lamentar siniestros graves para la integridad de las personas. Sin embargo, los especialistas en chapa sí registraron una mayor entrada de vehículos magullados al sufrir percances provocados por las condiciones meteorológicas.

Cada profesional vive su realidad, pero en el sector coinciden en que los días de nieve hay más tajo. Así, en Talleres Ramar notaron «un mayor volumen» de trabajo la pasada semana. «El jueves entraron tres coches y el miércoles, un par», explican.

No solo ocurrió en la capital. En el caso de Briauto, en Briviesca, Jesús Bermejo también atendió la mayor demanda por los vehículos implicados en accidentes leves provocados por la nieve.Sin embargo, este profesional recuerda que el verdadero peligro llega por el hielo presente en las carreteras cuando aún no han actuado las brigadas de limpieza. 
«Algo nos cae cuando nieva, pero está claro que la gente intenta ir con más cautela en estas condiciones. No es un volumen de trabajo extraordinario, aunque en mi caso ha habido un par de entradas por esta situación y hay más actividad», señala.

En la misma línea se expresa MarioAsenjo, de Talleres Asenjo. El invierno es una época en la que los especialistas se encuentran con situaciones cotidianas para el sector, si bien no hay una fórmula exacta que determine cómo se va a desarrollar la actividad. «En mi caso tenemos un coche llegado por darse un golpe en estos días de nieve», explica. 

«La gente toma más precauciones cuando avisan de que llega mal tiempo y nieve.Notamos más trabajo cuando cae una gran nevada que nos pilla de improvisto, como aquella de medio metro de hace unos años», explica Asenjo.

Consejos. Por ello, desde Ramar insisten en la importancia de tener un buen mantenimiento del coche porque puede evitar un golpe en este tipo de circunstancias. Y es que la  factura media de la visita al taller de chapa se encuentra entre los 400 y los 600 euros si el accidente es leve.

Llantas, aletas, parachoques... son las partes de los vehículos más propensas a pasar por boxes tras sufrir el efecto de la nieve y el hielo.  «El momento más delicado es si nieva por la noche y ya por la mañana, cuando todavía patina el suelo, se coge el coche para dejar a los niños en el colegio o ir al trabajo», explican.

Desde Ramar advierten que en otras ocasiones el mantenimiento de los vehículos no es el adecuado. «A veces vienen clientes que tienen las ruedas en los alambres.Es recomendable estar preparados y poner neumáticos de invierno, pero muchos conductores son muy dejados en el mantenimiento de sus vehículos», lamentan.

ARCHIVADO EN: Burgos, Nieve, Briviesca