Investigan a un hombre que pegó al médico forense

I.E.
-

El individuo agredió al facultativo en la calle cuando paseaba con su mujer. También escribió insultos en la puerta de su casa

El facultativo acudió a la comisaría para denunciar los hechos. - Foto: Luis López Araico

Las agresiones a funcionarios públicos cuando se hallan en sus horas de trabajo no son numerosas pero las hay, sobre todo a policías y guardias civiles, y, en menor medida, a los médicos. Cuando disfrutan de su tiempo libre son extrañas pero en Burgos la Policía Nacional y el juzgado de Instrucción número 2 está investigando una que sufrió un médico forense por partida doble.  
El facultativo acudió a la Comisaría para denunciar que cuando se encontraba paseando con su mujer por una calle de la zona sur de la capital un individuo se acercó a él y le agredió. De hecho, fue su esposa la que identificó fotográficamente al sospechoso. 
Asimismo, en esas mismas fechas apareció una pintada en la puerta de su casa en la que se leía la palabra «puto» y en el timbre habían dibujado una cara. También en esa época la compañera sentimental del médico empezó a recibir correos electrónicos ofensivos de un sujeto.
Tales coincidencias llevaron al denunciante a relacionar los hechos con su trabajo como médico forense y en concreto con un informe que había elaborado sobre un individuo que resultó ser su agresor y el autor de las pintadas ofensivas.
En un principio estos hechos dieron inicio a un juicio leve en el juzgado de Instrucción 1 de Burgos, al que se acumuló otro derivado del atestado de la Policía Nacional por las presuntas lesiones. Sin embargo, dicho órgano decidió transformar estas actuaciones judiciales sobre delitos leves en un procedimiento abreviado por el delito de atentado, ya que los médicos están considerados como autoridad. 
Asimismo, queda abierto otro proceso por si el investigado también es autor de un ilícito de obstrucción a la Justicia.
Hay que recordar que los delitos de atentado están castigados con penas de prisión de entre uno y cuatro años. La obstrucción a la Justicia está penada con entre tres y seis meses de cárcel.