Sin agua desde enero pero pagando los recibos

S.F.L.
-

Los inmuebles afectados corresponden a 2 merenderos que ya en verano sufrieron la falta del servicio. Aquona afirma que ambos están conectados a una red «irregular e inapropiada»

Los dos inmuebles afectados se sitúan en la carretera de Valdazo, a poco más de un kilómetro de Briviesca. - Foto: S.F.L.

Dos inmuebles situados en la carretera de Valdazo, a poco más de un kilómetro de la capital burebana, llevan sin agua desde enero. Sin embargo, según uno de los propietarios, los recibos continúan llegando. Una compleja avería en la tubería que suministra a la ciudad  desde el manantial de Santa Olalla resulta la causante del mal.
Los damnificados mantienen la calma. Sus propiedades «gracias a Dios» no corresponden con las edificaciones que no disponen del servicio, sino que se trata de unos merenderos de los que el uso mayoritario lo hacen a partir de primavera.  «Es la segunda vez que nos quedamos sin agua desde verano», declara Abel, titular de un terreno que se ha visto afectado. Se ha puesto en contacto con Aquona -la empresa encargada de la gestión y distribución en la ciudad- y tras las explicaciones aportadas por parte de los técnicos, «espera sin problema» a que se solucione el daño.
Pese a que el briviescano no haga uso diario del agua en el inmueble si que pide soluciones. En el recinto conviven animales, a los que les da de beber agua de un pozo o del que recoge de la lluvia. Además, el hombre afirma que cuando se reúne allí con sus familiares y amigos beben siempre de botella, nunca del grifo. «Es una costumbre que llevo desde hace años. Tampoco consumo agua en mi residencia habitual», añade.
Comprende perfectamente la situación y tiene noción de que los empleados de Aquona llevan semanas intentando solucionar la avería. Por ello, no les mete ninguna prisa. «Lo que me interesa es que realicen bien su trabajo para que no volvamos a tener problemas semejantes», apunta.
En cuanto a los recibos de la tasa de agua que le siguen llegando y que abona, el perjudicado manifiesta a este periódico que por sentido común no va a reclamar nada. «Lo único que quiero es que se arregle cuanto antes ya que pago un servicio y quiero que se me atienda».
manantial de santa olalla. DB se ha puesto en contacto con Aquona para esclarecer la delicada situación que complica desde hace meses el suministro de agua desde el manantial de Santa Olalla. El jefe de explotación de la empresa distribuidora en Briviesca, Alejandro Ortega, afirma que los merenderos afectados permanecen conectados directamente a la conducción que suministra a Brivesca desde dicho manantial. «Esta conexión es irregular e inapropiada pero como son edificaciones tan antiguas, se ha dado de paso. Los propietarios tienen todo su derecho a reclamar por los recibos que se les pasa al no disponer del servicio», puntualiza.
La empresa distribuidora se hizo eco enero de que el surtidor no aportaba agua a los depósitos de distribución del municipio. A partir de ese momento, se inició una campaña de localización de fugas  de la que consiguieron esclarecer que dos averías en la red de transporte, una de ellas ubicada en el dominio de afección de la AP-1 reparada recientemente.
Sin embargo, los problemas continúan. «Al llevar a cabo la revisión del trazado se han localizado dos arquetas que contienen llaves de registro que habían sido enterradas prácticamente», declara el técnico. La situación que vive el país como consecuencia de la expansión del coronavirus ha generado que, aunque los trabajos por encontrar el desperfecto no cesan, llevará más tiempo solucionarlos ya que lo empleados actualmente solo actúan por emergencias.