scorecardresearch
Martín García Barbadillo

Plaza Mayor

Martín García Barbadillo


Y el ganador es... ¡El Silo!

26/09/2022

Como tal vez sepa, en este rincón es verdadera devoción lo que sentimos por el Silo, ya sea el centro de salud en ciernes (¿?) o el edificio propiamente dicho, el agrícola, imponente, majestuoso y abandonado. Ambos nos parecen una metáfora de este tiempo y este país, sus despropósitos, sus olvidos y sus miserias.

Esta devoción se ha visto alimentada la pasada semana con gasolina de la buena. Según publicó este periódico, el Grupo Municipal del PP se ha enterado de que el Gobierno de España anda buscando sitio para la sede de la Agencia Española de Supervisión de la Inteligencia Artificial (AESIA). Como es sabido, últimamente se intenta descentralizar los organismos oficiales y, al menos los nuevos, sacarlos de Madrid. El caso es que el PP ha pedido al alcalde que lo mire y apunte a Burgos a esta carrera. Lo bueno del asunto es que proponen ¡el Silo! para que se instale esta agencia. 

No sé exactamente a qué se va a dedicar (es todo muy técnico), y eso que he leído varios artículos en internet, pero sea lo que sea, el lugar le va que ni pintado. Imagínese un cartel enorme en la entrada del Silo, sobre la puerta, con las letras AESIA y un logotipo rollo espacial o tecnológico. Dentro, el espacio diáfano de la parte baja y máquinas, servidores, superordenadores y gente subiendo y bajando por las plantas. Parece incluso que el diseño original de la construcción se hubiese hecho para este fin. Yo lo veo.

La agencia atraería talento, como se cacarea ahora, y crearía empleo cualificado, modernete y con futuro en la ciudad. Pero lo verdaderamente importante para nosotros es que despertaría una zona completa de Burgos y permitiría resucitar ese espléndido edificio, darle un uso en lugar de dejarlo morir como es costumbre y tradición. Lo viejo sirve, amigo, solo hay que tener la mirada adecuada; en otros sitios bien lo saben.

Aquí somos muy fans de la idea del PP, sobre todo porque el edificio es propiedad de la Junta de Castilla y León, que en décadas solo ha mirado cómo se degradaba. Más vale tarde, pues. Un llamamiento al alcalde, para que pida los papeles y nos apunte; si no sale, la competencia es durísima, pensamos otra cosa para esta maravilla que conecta campo y ciudad, pasado y futuro, acoge a los que llegan a Burgos por el este y está deseando latir de nuevo.

Salud y alegría.