scorecardresearch

El regreso de los locos años veinte

EFE
-

El Museo Guggenheim exhibe la explosión de creatividad y desenfreno que vivió el mundo tras la gripe española y la Primera Guerra Mundial

La exposición muestra cientos de objetos sobre los locos años veinte. - Foto: Miguel Toña

La explosión de arte y escándalo que representaron los locos años veinte del siglo pasado quedan reflejados en la nueva exposición que acoge el Museo Guggenheim Bilbao y que invita al visitante a dar un paseo por la exuberancia de aquel momento.

La muestra «es un canto a la libertad y a la creatividad», según resumió ayer en su presentación el dramaturgo y director operístico Calixto Bieito, que se ha encargado de la escenografía de la exposición en una primera e innovadora colaboración con el museo bilbaíno.

Obras de Christian Schad o Grethe Jürgen, muchos trabajos audiovisuales, fotografías, moda, muebles... son algunos de los más de 300 objetos representativos de distintas disciplinas artísticas (pintura, escultura, dibujo, fotografía, cine, arquitectura o diseño de mobiliario) incluidos en la exposición Los locos años veinte, que el centro acogerá hasta el próximo 19 de septiembre.

Una visitante observa algunos de los trabajos. Una visitante observa algunos de los trabajos. - Foto: Miguel ToñaLa muestra está organizada conjuntamente por el Museo Guggenheim Bilbao y la Kunsthaus Zürich y está comisariada por Petra Joos, del primero, y Cathérine Hug, de la segunda.

Sus responsables han evidenciado los paralelismos entre la década actual y los años veinte del siglo pasado, cuando la sociedad salía de otra pandemia, la de la llamada gripe española, y estaba sumida en una gran recesión económica tras la Guerra Mundial.

La crisis sanitaria actual, la de la COVID-19, impidió la inauguración de la muestra hace un año, como pretendían sus responsables para conmemorar el centenario del inicio de una década caracterizada por «el afán de vivir, la explosión artística y el deseo de innovación», destacó el director del Museo Guggenheim Bilbao, Juan María Vidarte.

Y añade: «Esta exhibición va más allá de los clichés de la década de 1920 para explorar aquellos movimientos que fueron tan influyentes e importantes que todavía están vigentes en el presente, aunque no nos demos cuenta de ello».

La muestra está centrada en la transformación de la cultura europea de aquella época, según señalaron las comisarias, y acerca al visitante a ciudades como Berlín, París, Viena y Zúrich, donde se estaban produciendo grandes cambios y avances, algunos vigentes hoy día.

La exposición está estructurada en siete capítulos narrativos, que recogen expresiones de diferentes movimientos progresistas como la Bauhaus, el dadaísmo o la nueva objetividad e incluye iconos de la arquitectura y el diseño.

Al público se le ofrece un recorrido por siete salas, bajo los títulos de Adiós al trauma de la guerra, Nuevos roles, nuevos modelos, Nuevas maneras de ver, La revolución de la moda, Trabajo y ocio, Nuevas nociones sobre el cuerpo y Deseo.

En su paseo por la loca década, el visitante puede contemplar desde obras de Le Corbusier, Fernand Léger, Constantin Brancusi o Max Ernst a diseños de muebles del arquitecto y diseñador Ludwig Mies van der Rohe o vestidos de noche de modisto francés Lucien Lelong, entre otras piezas.

 

Un montaje «lleno de vida»

La exhibición, patrocinada por la entidad financiera BBK, incluye también numerosas obras audiovisuales que reflejan la época como la cinta muda La locura de París, de Joé Francis, con la célebre Josephine Baker de intérprete.

En este sentido, el responsable artístico Calixto Bieito confesó sentirse «emocionado» por el resultado del montaje. Se trata de una muestra «llena de vida», con «colores que nunca había visto» y con el objetivo de «estimular la imaginación de las personas».

El actual director artístico del Teatro Arriaga de Bilbao y director residente del Teatro de Basilea valoró que «la libertad en el arte es posible», al igual que «en el pensamiento», y ello «no se va a perder nunca»