Lerma pide limpiar 5 kilómetros del curso del Arlanza

I.P.
-

El Ayuntamiento está elaborando un informe, que incluye fotografías, con las principales deficiencias para remitirlo a la Subdelegación del Gobierno y a la CHD para que se valore y presupueste las obras de mejora a realizar este año

Los problemas surgen en la presa de Santillán, donde se producen fugas que impiden que en verano llegue el caudal de agua suficiente al cauce molinar de la villa. - Foto: Miguel Ángel de la Cruz

El estado de dejadez del río Arlanza a su paso por el término municipal de Lerma ha generado las primeras alarmas en el Ayuntamiento de la villa ducal, que está encaminando las primeras acciones para que la Confederación Hidrográfica del Duero planifique obras de mejoras en algunos tramos y de limpieza prácticamente en todo el recorrido del río por el municipio, desde la presa de Santillán, hasta la pedanía de Ruyales del Agua.
Desde hace ya algunas semanas, el propio alcalde con un técnico municipal, está recorriendo el curso del Arlanza, detectando las zonas más deterioradas, sacando fotografías y ya han comenzado a elaborar un informe que se remitirá, una vez concluido, a la Subdelegación el Gobierno y a la propia CHD, competente para ejecutar cualquiera de las acciones que tengan que llevarse a cabo para mejorar el río. Para empezar, el alcalde lermeño, Miguel Ángel Rojo, explica que en estos momentos, el río tiene un buen caudal y baja limpio, pero que el problema llega en los meses de verano y no tanto por la sequía, sino que se genera en la zona de Santillán donde se encuentra la presa que desvía el agua hasta el cauce molinar que pasa y suministra agua a la villa ducal. El problema surge por el aumento de fugas en los últimos años en la propia presa, con lo que el agua no llega al nivel de sobrante, sino que se filtra por fugas y grietas y desciende considerablemente el nivel en el resto del curso del río, afectando sobre todo a la zona del cauce molinar que acaba por quedar casi seco.
Las primeras y prioritarias actuaciones pasarían por actuar en la presa de Santillán, tapando las fugas y tener un control de la compuerta para desviar el agua para que éste se mantenga a buen nivel,  lo que a su vez facilita la limpieza del río aguas abajo de esa zona para que el agua llegue hasta el cauce molinar limpia y no como actualmente, contaminada, lo que provoca la mortandad de peces, ranas, cangrejos y el resto del hábitat que hay en ese espacio emblemático de la villa ducal, donde se encuentra el molino Pisón y albergue municipal. Además, esa falta de agua afecta al riego de los huertos sociales que el Ayuntamiento tiene arrendados a los lermeños porque se abastece del agua del cauce.
Por otra parte, en el casco urbano de Lerma, en la zona de los puente, el de la antigua N-1 y el puente romano, pese que este año no ha habido lluvias importantes, sí se detecta maleza arrastrada, generando montones de hierbas, palos y demás maleza, que va a suponer que se formen pequeñas presas en las que se retenga el agua, por lo que el alcalde de la villa entiende que se pueden generar focos de  contaminación.
En este sentido, el Ayuntamiento lermeño considera justificado este informe que se prepara para que la CHD lo estudie, valore y lleve a cabo actuaciones en el curso del Arlanza. «No pedimos una limpieza que deje al río libre de toda vegetación, que sabemos que tampoco es bueno, más bien perjudicial, pero sí una limpieza que permita un caudal normal, que proporcione a la zona un aliciente más para pasear por toda la zona del paseo de la ladera del Palacio Ducal, la Colegiata, etc.».
Además, el regidor considera que es el momento adecuado para ejecutar esa limpieza, cuando ya la presa de Castrovido está prácticamente finalizada y comenzará a llenarse en breve, si el descenso del cauce permite rematar la obra.
Otra de las zonas que también está en mal estado y precisaría de actuaciones es la zona que se denomina el arroyo Manciles, donde está la ermita que celebra romería cada segundo fin de semana de septiembre; en ese entorno cuando llega el agua tiene un retroceso, entra por el arroyo y genera problemas, máxime cuando hay riadas, tanto a la parte izquierda, término de Ruyales, como en la zona de Santa Cecilia, donde se inundan zonas de cereal y arboleda, porque se encuentra una curva muy pronunciada del río y acumula exceso de maleza, explica el alcalde, que conoce sobradamente ese entorno.
El alcalde insiste, en todo caso, que los problemas en el curso del Arlanza no se circunscriben solo a Lerma, sino que se extienden por buena parte del territorio que atraviesa el río a su paso por distintas localidades de la comarca.