scorecardresearch

Ángel Ibáñez se defiende

A.R. / Burgos
-

El vicealcalde y exedil de Hacienda sale al paso de las críticas y hace una defensa a ultranza de la política económica de los últimos 8 años. «La deuda está muy controlada», asegura

Ibáñez (i.) y De Foronda, en una foto de archivo de una reciente comparecencia. - Foto: DB/Miguel Ángel Valdivielso

La habitual comparecencia de los jueves ante los medios de comunicación del vicealcalde y portavoz del equipo de Gobierno, Ángel Ibáñez, se centró ayer en una defensa de su gestión al frente de la Concejalía de Hacienda durante los últimos ocho años. Su discurso, previamente preparado, fue muy contundente,  en momentos reiterativo y con un objetivo claro: acallar las voces críticas y de la oposición que, en las últimas semanas, apuntan tanto a él como al exalcalde, Juan Carlos Aparicio, como responsables de la mala situación de las arcas locales. En similares términos, se expresó minutos antes en la reunión de la Junta de Gobierno Local, según pudo saber este periódico, lo que sorprendió a un buen número de asistentes. 

Además, y de modo inesperado, Ibáñez compareció en la rueda de prensa acompañado por el concejal de Hacienda, Salvador de Foronda, su sucesor en el cargo. Sin embargo, él apenas intervino salvo para añadir algún detalle técnico a propósito de las preguntas formuladas por los periodistas.

El vicealcalde inició su intervención  recalcando que el «deterioro» de la situación económica es generalizado» y agregó que «este Ayuntamiento no es una excepción; Burgos no es una isla». A renglón seguido aseguró que de los 56 millones de euros que se deben a los proveedores, 51 proceden de facturas de 2011 y 2012, descartando que un buen número de ellas lleven en los cajones varios años, tal y como ha trascendido.

Dijo también que «el Ayuntamiento siempre ha tenido pleno conocimiento de la situación de las arcas municipales, de su Tesorería y de las facturas existentes»,  por lo que negó que «de repente hayan aflorado deudas». Y añadió: «Otra cosa es que la caída de la liquidez y de los ingresos que gestiona el Ayuntamiento haya sido brutal». De hecho, recordó que se ha pasado de los 34,6 millones de euros de liquidez en 2010 a 9,4 este año y aludió también a que en los dos últimos ejercicios, y debido a la crisis, se llevó a cabo una política de «contención del gasto».

«Mienten»

Sobre la deuda, acusó de «mentir» a quienes lanzan mensajes en cuanto a que el Ayuntamiento se ha endeudado por encima de sus posibilidades y se refirió a que hay una «coordinación permanente» entre equipos anteriores y actuales para gestionar la economía municipal. «Los cambios de personas no significan cambios en las políticas».

Preguntado porqué se va a a articular un programa informático para gestionar mejor las facturas, respondió que esa decisión forma parte de una línea de «mejora continua».

Por último, arremetió contra los tertulianos: «Hay demasiados analistas que, en tertulias y con distintas capacidades de opinión en distintos espacios informativos, hablan desde el más profundo desconocimiento». Y les retó: «Este portavoz del equipo de Gobierno estará encantado de poder debatir con esas personas que, al parecer, tienen tanto información».