scorecardresearch

El Paso del Estrecho reactiva los negocios de la A-1 y la A-62

R.P.B.
-

El trasiego de magrebíes procedentes de Europa con rumbo a sus países de origen ya se deja notar en la provincia, aunque los picos más altos de circulación en carretera se prevén estas dos semanas

Una familia magrebí en el área de descanso de Briviesca, hace unos días. El aluvión de viajeros está previsto para las próximas semanas. - Foto: Alberto Rodrigo

Comenzó a primeros del mes de junio y aunque su momento álgido se vivirá hacia mediados de julio, la Operación Paso del Estrecho, que fue suspendida los dos últimos veranos por las restricciones provocadas por la pandemia, ya se está dejando notar en los corredores burgaleses de la A-1 y la A-62. Los negocios a pie de carretera, que son el mejor termómetro, admiten que el movimiento ya está siendo altísimo, y celebran que por fin, tras dos años malos para sus intereses, las cientos de miles de personas que viajan desde Bélgica, Suiza y Francia para pasar el verano en sus países de origen -especialmente Marruecos yArgelia- llenen las carreteras y se alojen y coman en sus negocios. Quizás el hecho de que no hayan podido hacerlo en 24 meses esté provocando que a estas alturas se registren picos de viajeros, especialmente los fines de semana, con números cercanos a los momentos de mayor movimiento previos a la pandemia.

Así lo confirma Jesús Segura, responsable del Hotel Ciudad de Burgos, ubicado al pie de la autovía en la localidad de Rubena. «Lo estamos notando una barbaridad. Este año mucho antes, lo habitual, hasta antes de la pandemia, es que el flujo de personas se diera sobre todo a mediados de julio. Pero los fines de semana especialmente estamos teniendo una ocupación altísima. Lo que está claro es que si la Operación Paso del Estrecho se ha adelantado es porque tienen unas ganas infinitas de volver a su tierra después de dos años sin poder hacerlo. Y eso nos beneficia, claro. El pasado fin de semana, por ejemplo, tuvimos una ocupación parecida a la que hemos podido tener algunos años en los momentos de mayor flujo», detalla.

Admite Segura que después de tanto tiempo de incertidumbre «y con los precios disparados en todo, esto nos viene muy bien, porque vivimos de la carretera y del paso.Este éxodo para nosotros es importante, fundamental». El trajín se está dejando notar también a diario, si bien es menor que los fines de semana. «A estas alturas, entre semana, lo habitual sería tener un par de habitaciones ocupadas por quienes hacen este éxodo.Y estos días estamos en torno a las quince.Y el fin de semana nos disparamos hasta las cien habitaciones ocupadas. Estamos muy contentos, la verdad». En el área de servicio de La Brújula también están sintiendo con alegría que se ha recuperado el flujo de viajeros magrebíes; aunque su negocio está más centrado en los camioneros y obreros de la zona, han percibido un incremento notable en estos días, que esperan que sea mayor en las semanas que vienen, especialmente en torno a mediados del mes de julio, coincidiendo con que el 14 de julio es fiesta en Francia.

En el Área Serrano de la A-62, ubicada en Buniel, su responsable, Roberto Roque, confirma este incremento tanto en la hostelería como en la hotelería. «Después de dos años se nota, y mucho. Y eso que todavía esperamos mucho más. Calculamos que a partir del día 4, de este lunes, el flujo sea aún mayor. Para nuestro negocio, la Operación Paso del Estrecho es muy importante, y lo vamos a notar muchísimo respecto a los dos últimos veranos, en los que no hubo.Para nosotros es fundamental», subraya con convicción.

También las gasolineras de ambos corredores están ya sintiendo el impacto de la Operación Paso del Estrecho.En la que está al pie de la autovía en Briviesca confirman esta realidad. «Llevamos ya varios días con un incremento importante de clientes procedentes de Europa.Se está notando mucho», subrayan. Dos áreas de servicio, una en Ameyugo y otra en la citada Briviesca, tienen sendas taquillas en las que los viajeros puede sacar los tiques para cruzar el Estrecho en los puertos de Algeciras y Tarifa. Aunque el flujo mayor se espera para mediados de este mes, reconocen que ya están vendiendo, si bien el ritmo aún es lento. Si este año se prevé una mayor afluencia de pasajeros (se calcula que en torno a tres millones de personas van a recorrer media Europa rumbo al norte de África) es porque coincide con una de las fiestas más queridas por los musulmanes, la fiesta del Eid al-Adha (Fiesta del Sacrificio), llamada también Pascua Musulmana, que se celebra los días 8 y 9 de julio. 

El mayor dispositivo. Aunque no han trascendido los datos alusivos al número de vehículos que en dirección al Magreb pasarán por las carreteras de Burgos, en 2020, primer año en que por la pandemia no pudo desarrollarse este masivo éxodo, el tráfico veraniego se vio reducido un 20 por ciento en los corredores A-1 y A-62; sin embargo, no puede afirmarse que ese porcentaje vaya a recuperarse, sino que podría superarse, toda vez que al llevar dos años sin poder regresar a sus países, se espera que este año pueda darse un incremento mayor. Motivo por el cual el Ministerio del Interior, que coordina el plan especial de esta operación, tiene activos a 16.000 agentes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad desde el pasado 15 de junio y hasta el 15 de septiembre para gestionar el tránsito de los ciudadanos de origen magrebí entre la península y el norte de África. Se trata de un «desafío logístico y de seguridad», toda vez que la Operación Paso del Estrecho, con el movimiento por vía marítima de más de tres millones de personas y más de setecientos mil vehículos en tres meses, es uno de los flujos viajeros más importantes a escala mundial.

En la Jefatura Provincia de Tráfico de Burgos están especialmente expectantes respecto del trasiego de magrebíes. Son conscientes de que los corredores de la A-1 y la A-62 van a registrar unos flujos altísimos, y también porque, como les indica la experiencia, son tipos de viajeros que cubren largas distancias con todo lo que eso supone en cuestiones como el cansancio y porque muchos de los vehículos en que lo hacen suelen portar un exceso de equipaje; ambas cuestiones influyen notablemente en la casuística de los accidentes.Además, se da la circunstancia de que las carreteras de Burgos llevan una negra racha de accidentes mortales en los últimos meses, de ahí que haya una especial preocupación.Habrá más controles de velocidad y una mayor vigilancia en este sentido, según confirmó hace unos días el jefe provincial de Tráfico, Raúl Galán.

Desde que se produjera la liberalización de la AP-1, los negocios hosteleros al pie de la N-I sufrieron el impacto. El bajón en el número de clientes llevó incluso al cierre de varios comercios, y los que siguen abiertos resisten heroicamente. Por desgracia para ellos, y salvo en la Brújula, no se ven especialmente beneficiados por el regreso, tras dos años de parón, de la Operación Paso del Estrecho. Así lo han confirmado a este periódico sendos negocios de la localidad de Pancorbo, otrora una de las localidades que más se nutrían del intenso tráfico que se ha registrado históricamente cada verano, especialmente del procedente de toda Europa.