La automoción hace aumentar la actividad de las ETT

G. ARCE
-

La hostelería y todos los distribuidores que la abastecen continúan bajo mínimos y empieza reactivarse la logística en el comercio de cara a las campañas del Black Friday y la Navidad

La automoción hace aumentar la actividad de las ETT

La industria de la automoción burgalesa ha despertado al calor de los planes públicos de apoyo a la compra de vehículos en España y el resto de Europa y ha aumentado la contratación a través de las Empresas de Trabajo Temporal (ETT), que en el ámbito industrial no solo han superado las cifras precrisis sino también las que se registraban el pasado año por estas fechas. La cruz del actual momento sigue centrándose en otro de sus principales clientes:la hostelería y todo el amplio abanico de empresas que abastecen a hoteles y restaurantes, que continúan parados por las limitaciones de actividad que sufren  ante la crisis sanitaria.
A la automoción -y con la excepción de la hostelería- se han ido sumando el resto de sectores económicos tras un verano diferente e incierto. Pese a ello, los datos del Ministerio de Trabajo constatan que el número de contratos de puesta a disposición han caído un 20% entre enero y julio con respecto al mismo periodo de 2019.
En los primeros siete meses se formalizaron 14.803 contratos por parte de las ETTen Burgos, 3.734 menos que en 2019, siendo los meses de abril y mayo, en pleno confinamiento en los hogares, los de menor actividad laboral.
A diferencia de otros años, explica Ana Barbero, responsable de Adecco en Burgos, los nuevos contratos son más cortos, semanales o quincenales, «aunque con la previsión de que continúen al menos a lo largo de todo noviembre».
«La normalidad no ha llegado porque aún existen sectores con un descenso importante de la actividad, sin embargo, algunos clientes van recuperándose aunque el volumen de contratación no es todavía el del año pasado», puntualiza Jesús Fernández, director de zona de Randstad, que coincide en que la incertidumbre de los confinamientos de ciudades y de la segunda oleada de contagios reduce la duración de los contratos, «para dotar de flexibilidad a las plantillas, dependiendo de los volúmenes de producción en cada momento».
La demanda de empleo sigue  centrada en el sector industrial (automoción y también alimentación), enfocándose hacia perfiles como los de peón de producción. También está activa la logística, con carretilleros, mozos y repartidores como los empleos más solicitados.
Estos días también empiezan a moverse los planes de contratación del comercio de cara a las campañas de final de año (Black Friday, Ciber Monday y Navidad). Aeste respecto, la demanda se centra en perfiles logísticos vinculada al comercio online, principalmente.
«Estamos muy expectantes en ver cómo se comporta el empleo en la campaña de Navidad de este año. Es un año atípico, pero pienso que tanto los sectores de retail como logística volverán a tener necesidad de trabajadores por el incremento de actividad», explica el responsable de Randstad en Burgos.
«Si las previsiones apuntan a que las reuniones familiares van a ser más reducidas o incluso en domicilio, pensamos que habrá un aumento importante del consumo también en los hogares».
La crisis también castiga duramente a las empresas vinculadas a la cultura y los espectáculos, que habitualmente recurrían a las ETTpara cubrir con contratos temporales los actos públicos y montajes que desarrollaban y que ahora son imposibles de realizar.   
En el ámbito sanitario, crece la demanda de personal auxiliar de enfermería y geriatría. «Con la segunda oleada de contagios muchas residencias de ancianos se han puesto en contacto con nosotros, principalmente para suplir las bajas del personal por contagios o por contactos estrechos con contagiados», detalla Ana Barbero.
previsiones. Las ETTconsultadas coinciden en la mejoría del momento pero no son partidarias de dar previsiones a más largo plazo porque el panorama es incierto. «De entrada, no notamos una mayor afluencia de demandantes de empleo en nuestras oficinas y sí constatamos que sigue siendo complicado encontrar algunos perfiles, sobre todo los más especializados en la industria». «Nuestra actividad se va recuperando en la medida en la que nuestros clientes van volviendo a la normalidad, pero aún hay un fuerte impacto respecto al año pasado», sentencia Jesús Fernández.