scorecardresearch

Resolver conflictos en la cocina

B.A.
-

Álex Domingo recupera en un libro recetas de su pueblo, Barriosuso, y de Colombia, país de su madre. También sirve como herramienta para mejorar las relaciones familiares entre fogones

Alexander Domingo ha volcado en su primer libro parte de su vida, ya que también es el resultado de un proceso personal de coaching. - Foto: Alberto Rodrigo

La cocina como espacio para mejorar las relaciones entre los miembros de la familia y resolver conflictos mientras se ponen en práctica sus recetas, con sabores procedentes de Colombia, el país de su madre, y de Barriosuso, pueblo de su padre. Esta es la propuesta de Alexander Domingo a través de su libro Emociónate cocinando en familia. Gastrofussión desde Boyacá, Colombia, a Barriosuso del Val, España, un trabajo que además es el resultado de un proceso personal de coaching, en el que el autor ha volcado parte de su vida. «Este libro también ha sido una forma de expresar todo lo que estaba viviendo. Me siento orgulloso y valiente porque no ha sido fácil plasmar muchas cosas», desvela. 

Licenciado en Relaciones Laborales por la UBU, también se tituló como Técnico Superior en Restauración en la Escuela de Hostelería de La Flora, ya que la cocina ha sido una de sus pasiones desde niño. El confinamiento y su formación como experto en coaching personal e inteligencia emocional fueron el resto de ingredientes para terminar cocinando su primer libro, que se divide en dos partes. Una primera donde cuenta sus experiencias personales durante años para que inviten a los lectores a reflexionar y donde a través de diferentes preguntas que lanza intenta que estos puedan mejorar con ellos mismos o con su familia. «Quiero que también vean la cocina como algo divertido y un lugar donde compartir, yo con ellos y entre ellos. También propongo algunas dinámicas un poco locas o divertidas. Trato de que la cocina pueda ser una hermosa herramienta de coaching familiar que nos ayude a mejorar en nuestras relaciones», explica. 

La otra parte del libro, dividido en las cuatro estaciones del año y con un encabezado donde explica las emociones que nos invaden en cada época, es el recetario puro, donde aparecen casi un centenar de platos colombianos y castellanos y que suponen además un homenaje a los familiares de Alexander que los cocinaban o de quiénes los aprendió. «Entre ellos están la sopa castellana de la abuela Eugenia o el postre del abuelo Palatino. He intentado integrar a mi familia también en el nombre de las recetas», reconoce el autor, que ha contado en este apartado con la ayuda de su madre, Vida, a quien dedica la contraportada del libro junto a su padre, José, donde vuelve a reflejar la importancia que tiene la familia para él. 

El 13 de agosto Alexander presentará en la Cervecería La Yecla, donde trabaja, este primer libro, que forma parte de su proyecto personal Tupuntothemira, en el que también ofrece sus servicios como coach, tanto en vivo como online, con sesiones en contacto con la naturaleza para familias, parejas o a nivel individual. Asimismo, está especializado como formador y ha impartido cursos para desempleados sobre gastronomía y turismo, algo que también le gustaría retomar. Y su cocina no para de echar de humo, está preparando talleres tipo masterchef y de coaching para este verano en su pueblo y ya ha comenzado a sofreír su segundo libro, más enfocado a su desarrollo personal.