Sargentes restaurará su retablo gracias al apoyo social

I.P.
-

Un mecenas "generoso" y las aportaciones de procedentes de la venta de lotería permitirán que se acometa este proyecto de recuperación del patrimonio en la iglesia.

Las tablas se han visto afectadas por humedades y carcomas. - Foto: Alberto Rodrigo

Donaciones particulares, otras procedentes de la venta de lotería y una «muy generosa», de la que el pueblo guarda celosamente la identidad del mecenas, ha hecho posible que se recaudara e, incluso, sobrepasara, la cantidad necesaria para restaurar el retablo de Nuestra Señora de las Nieves, de la iglesia de Sargentes de la Lora, que se ha adjudicado a la empresa Batea por un montante de 33.760 euros.
Los trabajos comenzarán después de Semana Santa y se realizarán  en el taller diocesano de la capital burgalesa, por lo que será preciso desmontar las tablas. Se prevén tres meses de obras para que el retablo puedan estar nuevamente instalado para su inauguración durante los primeros días de agosto, coincidiendo con la celebración de la fiesta de la patrona, Nuestra Señora de las Nieves (5 de agosto) a quien está dedicada esta pequeña joya, obra del maestro del taller de Tubilla del Agua.
El deterioro de esta importante pieza central del templo de la parroquia de Santa María la Mayor  puso en guardia tanto al cura de la localidad, como al alcalde del municipio, Carlos Gallo. Ambos comenzaron a movilizarse antes de las navidades pasadas para recaudar fondos.
Dañado por los efectos de humedades, carcoma, xilófagos, humos y el paso del tiempo, estos agentes  ha hecho mella en la coloración, la estructura y piezas que, incluso, han perdido parte de sus elementos. Ahora podrá ser posible su restauración, y hasta es posible que la cantidad recaudada dé para cubrir otras necesidades del templo, comenzando por el arreglo de las campanas. 
En cuanto al retablo, se trata de una joya con fecha aproximada de construcción a finales del siglo XVI, siendo supuestamente el taller de Juan de la Guerra, de Tubilla del Agua, su constructor, autor de varias obras en la zona en ese periodo. No es muy grande, apenas tiene unas dimensiones de 25 metros cuadrados. 
En su mayor parte la madera de nogal es la predominante, siendo visible la carcoma y el desajuste de sus figuras, además del desencajonamiento de las piezas. Se observar alguna intervención de tiempos pasados.
Artísticamente se puede clasificar como renacentista y destaca en el centro la figura de la Virgen de las Nieves, patrona del pueblo. Esta imagen fue restaurada hace unos años. Para Gallo, esta intervención va más allá del retablo, «es una obra sobre un elemento artístico que marca nuestra cultura, que forjaron nuestros antepasados con esfuerzo y dedicación y ahora nos toca luchar por un patrimonio que no podemos perder, que tenemos que recuperar para que no quede en el olvido parte de nuestros orígenes», afirma el regidor, convencido de que en agosto lucirá de nuevo esta joya en el templo.