scorecardresearch

El milagro del andamio

I.E.
-

Dos trabajadores de la empresa que lleva a cabo el revestimiento de fachada del número 3 de la avenida de la Constitución se cuelan en un piso y salvan la vida tras venirse parcialmente abajo el andamio en que estaban subidos

Dos trabajadores salvan la vida en la avenida de la Constitución tras el fallo de la estructura en la que estaban subidos. - Foto: Valdivielso

Dos trabajadores de la construcción empleados en las tareas de revestimiento del número 3 de la avenida de la Constitución se van a acordar del día 10 de enero el resto de sus vidas. Porque ayer volvieron a nacer gracias a los reflejos y a las fuerzas que tuvieron para encaramarse a una ventana después de que el andamio en el que estaban subidos se viniera abajo parcialmente y estuvieran a punto de deslizarse por él, como si de un tobogán se tratara, para caer a la vía pública. Por fortuna no fue así, se colaron al interior de un piso de ese bloque y lograron salvar la vida in extremis.

Los hechos se produjeron sobre las 18 horas de ayer en el inmueble situado encima del bar Copacabana, donde desde hace años hay instalado un andamio que se sostiene sobre dos columnas -en forma de celosía- que están ancladas en tres puntos al forjado del edificio. La plataforma en la que se suben los empleados para colocar el revestimiento asciende y desciende para transportar a los albañiles a la altura que desean. Y algo debió fallar, «seguramente un piñón» del engranaje que mueve el ascensor, comenta el jefe de Bomberos de Burgos, Miguel Ángel Extremo, de tal forma que la parte izquierda de la plataforma mirando al inmueble se descolgó de manera repentina  desde el séptimo piso hasta el quinto.

(Más información y fotografías, en la edición de papel de hoy de Diario de Burgos)

Salvados por la ventanaSalvados por la ventana - Foto: Miguel Ángel Valdivielso