El jueves llega el invierno a Burgos con nieve a 800 metros

P.C.P.-E.P.
-

La Agencia Estatal de Meteorología activa el aviso amarillo en todas las comarcas de la provincia, excepto el Condado de Treviño, aunque no espera grandes espesores. También habrá fuertes rachas de viento

El jueves llega el invierno a Burgos con nieve a 800 metros - Foto: Miguel Ángel Valdivielso

Cuando el conde Diego Porcelos fundó Burgos, allá por el año 884, ya sabía que su altitud provocaba que la zona padeciera unas temperaturas de hasta 5 grados más bajas que otras poblacione no tan lejanas, asentadas en valles que seguramente soñó tener bajo sus dominios. La situación no ha cambiado mucho desde entonces, y aunque su posición estratégica se haya visto debilitada por el centralismo vallisoletano, la ciudad sigue erguida a 856 metros sobre el nivel del mar. Y por eso el jueves tiene entre un 40 y 70 por ciento de posibilidades de ver caer la nieve, según el aviso de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).

La predicción apunta a que todas las zonas de la provincia, excepto el Condado de Treviño, por encima de los 800 metros están expuestas al riesgo de precipitaciones, si bien con espesores discretos, que irán desde una mínima capa en la meseta a 10 centímetros en las cordilleras Cantábrica e Ibérica.

También hay aviso por fuertes rachas de viento, que podrían alcanzar los 80 kilómetros por hora en Merindades y la sierra de la Demanda. Las temperaturas bajarán considerablemente, en ningún caso se esperan máximas superiores a los 8-10 grados, mientras que las mínimas descenderán a 0 en la mayor parte del territorio burgalés, con heladas en la zona sureste.

 

"LLEGA EL INVIERNO DE VERDAD"

El portavoz de la AEMET, Rubén del Campo, ha apuntado a Europa Press que "el jueves llega el invierno de verdad", con lluvias en el Cantábrico, nevadas a partir de 800 o 900 metros y una cota baja que dejará hasta 30 centímetros de nieve especialmente en la cordillera cantábrica y acumulaciones importantes también en los sistemas Central, Ibérico y Pirineos.
Además, las temperaturas descenderán "mucho" hasta situarse en valores "claramente más bajos" de lo normal, con heladas "generalizadas" en buena parte del interior y temperaturas muy bajas, que sumadas al viento provocará una sensación térmica muy fría.

Este frente va asociado a una borrasca más profunda que irá barriendo la Península con una masa de aire muy fría procedente de latitudes altas. A su paso, dejará lluvias en la mayor parte de España, excepto en Levante, Valencia, Murcia y Almería, donde no se esperan. Las más intensas y persistentes se producirán en Galicia y las comunidades cantábricas, que serán persistentes y tormentosas. La cota de nieve bajará a unos 800-900 metros en la mitad norte, a unos 1.000 o 1.100 metros en el centro y a unos 1.300 metros en el sur.

Del Campo espera nevadas "significativas" y copiosas que podrán acumular hasta 30 centímetros de nieve en 24 horas en la cordillera cantábrica, sobre todo en la zona más occidental, de Asturias y León a partir de 900 metros. También prevé nevadas en la cordillera pirenaica, en la Ibérica y en el sistema Central.
El jueves, las temperaturas caerán de forma notable en el centro, oeste y sur, donde pueden bajar unos 7 u 8 grados centígrados respecto al miércoles. De ese modo, ha indicado que estarán por debajo de 20ºC en toda España y por debajo de 10ºC en buena parte de la mitad norte y en las dos mesetas.
En puntos del litoral sureste, en el centro y meseta sur se quedarán entre 8 y 10ºC; en la meseta norte, Galicia y Asturias las máximas estarán entre 6 y 8ºC y en general en toda la mitad norte oscilarán entre 6 y 10ºC. Las nevadas notables, el viento fuerte en gran parte de la Península y las bajas temperaturas darán lugar a una jornada muy desapacible.
"La sensación térmica será de muchísimo frío. Lluvia, viento y nieve, darán lugar a una jornada plenamente invernal con tiempo muy adverso y temperaturas entre 5 y 10ºC por debajo de lo normal", ha comentado.
Del Campo ha añadido que esas temperaturas son "más propias de la Navidad, de finales de diciembre y principios de enero, sobre todo en el centro y en el norte".
El viernes seguirá lloviendo y, en general podría hacerlo en puntos de la meseta norte, del centro y del sureste. No lloverá en la zona mediterránea, el interior de Andalucía y Castilla-La Mancha. Las precipitaciones más abundantes e intensas se producirán en el norte de Galicia, Cantabria, Pirineos Occidentales y, de forma más débil en ambas mesetas, Baleares y Andalucía oriental.
Precisamente, ha dicho que en el Cantábrico y Baleares las lluvias podrán ser fuertes y persistentes y seguirá nevando en las montañas de la mitad norte y zonas adyacentes, incluso por debajo de 900 metros. "Se van a acumular de nuevo espesores importantes de nieve en la cordillera Cantábrica, el sistema central y en Pirineos", ha comentado.
De nuevo bajarán las temperaturas, sobre todo las mínimas y otra vez será un día plenamente invernal, con heladas en muchos puntos de la meseta norte, con heladas débiles que serán algo más significativas en las zonas de montaña. "El viernes será una jornada fría, con valores hasta 10ºC más bajos de lo normal en la Península", ha apuntado.
Lo más templado estará en el valle del Guadalquivir y Levante, donde podrán llegar a 17 o 18ºC; en Extremadura, unos 15ºC; en la meseta sur y zona centro difícilmente podrán llegar a los 10ºC; en la meseta norte y en la mitad norte se quedarán entre 6 y 9ºC. Ese día también soplarán con cierta fuerza y numerosos puntos de la Península, sobre todo en las zonas d montaña y en los litorales.

Finalmente, en cuanto al fin de semana espera un tiempo frío y con precipitaciones en la mitad norte y heladas en amplias zonas.