scorecardresearch
Juan Ángel Gozalo

Plaza Mayor

Juan Ángel Gozalo


Oportunismos electorales

16/09/2022

Sumar, lo que se dice sumar, no parece que lo esté haciendo mucho. Más bien restando, dividiendo al personal con sus ocurrencias y oportunismos. La cesta llena de productos frescos y saludables que está vendiendo la vicepresidenta Yolanda Díaz nadie la compra porque es imposible meter en ella, como pretende, aceite, carne, hortalizas, fruta, pan, lácteos y otros productos de primera necesidad y salir por la caja pagando solo treinta euros de vellón. 

En el fondo, la política populista y el ínclito ministro de Consumo, Alberto Garzón, se han subido a esta ola regulatoria de urgencia porque han visto que topar precios renta electoralmente. Saben que meter mano en la cesta no va a frenar la inflación galopante pero sí les dará un puñado de votos. Ahora mismo en las cadenas de supermercados existen ofertas, promociones, marcas blancas… con las que el consumidor puede ahorrar. Todo esto de la cesta topada va más de avispados y cínicos spin doctors, de marketing político; en definitiva, de promoción personal de una líder sin partido que quiere ganar en la calle la primogenitura de la izquierda más radical en las próximas elecciones. 

Pocos días han bastado para que la ministra de Trabajo se haya situado en el primer plano de la atención pública, copado portadas y telediarios día sí y día también… y haciendo bailar a su son a toda la tropa de saltimbanquis de la política. 

Todas las medidas que ayuden a aliviar la desbocada inflación son no solo necesarias sino urgentes, pero eso no se consigue con ocurrencias y oportunismos. Es imprescindible realizar un estudio a fondo de soluciones estructurales, que vaya a la raíz del problema. Romper por decreto ley los difíciles equilibrios en una economía de libre mercado tiene consecuencias y algunas graves.

Díaz y su fiel escudero saben que poner topes a los precios de alimentos puede que legalmente tenga encaje, pero también que hundirá aún más a los productores agrícolas y ganaderos, así como a los pequeños comerciantes, pero eso no parece importarles. Ellos, a lo suyo, llenar su cesta de votos.