scorecardresearch
Rocío Martínez

Pegada a la tierra

Rocío Martínez


Milagros, refranes o palancas

18/07/2022

Deseaba… y celebro la llegada de Lewandowski al Barcelona, pero me confieso sorprendida por el torrente de fichajes del club azulgrana. Me muevo entre pensar en el milagro de los panes y los peces, el refrán de «el hombre es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra» o el consejo de ponga una palanca en su vida, item más, ¡ponga un Laporta en su vida!

Porque al César lo que es del César, el presidente azulgrana empezó su campaña electoral poniendo un cartel, gigante, con su cara al ladito del Bernabéu y en sólo unos meses ha convertido un club con más de 1.000 millones de deuda ¡en el tercero que más gasta de Europa!

Cuando tienes mentalidad de pobre piensas que cuando no tienes dinero lo que toca es ahorrar, pero seguramente con mentalidad de pobre no se puede presidir nada.

Las cosas como son, Laporta ha dado un giro copernicano al ánimo culé. Fichajes como el del delantero polaco molan. Y novedades al margen, tiene un enorme mérito y un gran valor para el club haber renovado a algunas de sus jóvenes perlas. Otro asunto es si atarse a contratos altos en jugadores que cumplirán, y cobrarán hasta casi los 38 es una buena estrategia. De hecho, de aquellos polvos de contratos alegres a treintañeros, largos y altos, como si no costara, vienen estos lodos. Pero bueno, Lewandowski mola. ¿Quién lo pagará? De momento, De Jong, obligado al exilio. Antes de entrar, dejen salir. No hay otra.

Hablamos de fichajes y a los futboleros se nos pone el corazón contento, porque el verano se nos hace como raro. Hasta que caemos felizmente en la cuenta de que en menos de un mes ¡vuelve el fútbol! Y en una semana, hasta tenemos Clásico en Estados Unidos, y otro, el castellano, en El Plantío. Buenos test los del Burgos para nuestros guerreros. Y hace bien porque "Esto va en serio". Porque subir mola, pero mantenerse, son palabras mayores. En el barco ya hay más de 6.000. Y subiendo. Esa será nuestra mejor palanca. Sin necesidad de milagros.