scorecardresearch

«Hemos llegado a Segunda para quedarnos»

J.C.M.
-

Unai Elgezabal es uno de los futbolistas del Burgos CF con más experiencia en la categoría. El vasco, al que Calero sitúa ahora de centrocampista, transmite ilusión en el regreso del club a la División de Plata. «No tenemos miedo a nadie», advierte

Unai Elgezabal ha comenzado la temporada como titular en el centro del campo blanquinegro. - Foto: Jesús J. Matí­as

Unai Elgezabal (Urduliz, 1993) es uno de los integrantes de la plantilla del Burgos CF con más experiencia en Segunda División, categoría en la que ya ha disputado 80 partidos. Militó en el Alcorcón y en el Numancia, casi siempre como defensa central, pero ahora Julián Calero ha optado por apostar por él en el centro del campo, con una misión claramente defensiva. El jugador vasco de 28 años transmite ilusión en esta nueva campaña en la categoría de plata del fútbol español, y asegura que el Burgos ha ascendido y que se quedará en la categoría. Asegura que, pese a la juventud e inexperiencia de muchos de los integrantes de la plantilla, «no tenemos miedo a nadie» y destaca que en el vestuario se respira «una mentalidad ganadora y ambiciosa». Lamenta que en el primer partido el Burgos no sacase al menos un punto en Gijón pese a haber tenido ocasiones claras para lograrlo, sobre todo en la segunda parte.

¿Cómo valora el partido ante el Sporting de Gijón?
Como todos los comienzos es importante empezar dando buena imagen y si es posible sacar los tres puntos. En la primera parte nos costó entrar en el partido pero en la segunda mejoramos. Cambiamos cosas, tuvimos posesiones más largas que nos permitieron hacer más daño. Nos dio pena no poder sumar ni un punto.

Se repitió el guión de pretemporada, es decir, sólidos atrás pero con problemas para marcar.
Sí es verdad que atrás estamos fuertes, sólidos, y eso es fundamental porque de esta forma siempre acabas sumando. Nos está costando un poco marcar las diferencias en las áreas. Lo bueno de todo es que estamos generando ocasiones, en Gijón tuvimos cuatro o cinco muy claras. Ahora toca mejorar ese acierto de cara a portería, porque es vital para la categoría. Poco a poco debemos coger confianza porque estoy seguro que los goles van a llegar.

Quizás esa fue la diferencia, con la calidad del delantero del Sporting.
Este tipo de competiciones se caracteriza por la calidad individual de los futbolistas. Cada fallo se paga muy caro y la eficacia en las áreas marca mucho la diferencia. Ellos hicieron gol con una ocasión y media y nosotros no fuimos capaces de meter las que tuvimos. Al final te vas con la sensación de haber dejado una buena imagen pero cabreados por la derrota.

Tienen un inicio de Liga complicado, con Sporting, Leganés, Eibar y Real Valladolid.
Cualquier equipo en esta categoría es capaz de hacerte daño. Hay gente muy capacitada, equipos muy fuertes. Somos conscientes de que nos han tocado rivales muy fuertes en este inicio de Liga, que van a estar arriba, pero no les tenemos ningún miedo. Es más, tenemos muchas ganas de competirles de tú a tú, de mirarles a la cara, y decirles que el Burgos está aquí por méritos propios. Siempre vamos a tener respeto pero somos capaces de competir contra cualquiera.

Se mantiene el bloque de la pasada temporada. ¿Es una ventaja mantener esa continuidad en el vestuario?
Sí, es importante. Conocemos al míster, lo que nos pide. Sabemos a lo que jugamos, tenemos las cosas muy claras, y eso hace que los nuevos fichajes se adapten rápidamente. Está siendo así y los nuevos que han venido y los que llegarán van a sumar.

Cuenta con amplia experiencia en Segunda División. ¿Cómo es esta categoría?
Es engañosa. Muchos equipos que cuentan con estar arriba al final de Liga no lo están. El fútbol no perdona a nadie y si quieres estar arriba tienes que hacer muy bien las cosas desde la jornada uno a la 42. Se ha visto otros años que equipos potentes han tenido que pelear por no descender. Eso muestra la igualdad que hay en la categoría.

¿Qué es lo más difícil de la Segunda División?
Como pasó la temporada pasada, cada partido es una final. Muchas veces es un tópico pero es así. Si queremos sumar esos 50 puntos que te dan la salvación es fundamental dar la máxima importancia a todos los partidos, a todos los detalles, y afrontar cada jornada como una final. Tenemos un inicio muy complicado pero no tenemos miedo a nadie. En el vestuario hay una mentalidad muy ganadora, muy ambiciosa. Nadie nos ha regalado estar aquí, hemos venido para quedarnos. Lo vamos a demostrar con la ayuda de nuestra afición, con su empuje.

Imagino que en el vestuario existe el deseo de jugar cuanto antes en El Plantío.
Sí, por supuesto. La pasada temporada ya notamos el cambio cuando llegó el público, aunque fuesen 1.000 espectadores. Se respiraba ambiente de fútbol. Todos nuestros mensajes van dirigidos a nuestra afición, para que nos apoye, porque en una categoría así nos puede ayudar, ir todos de la mano. Seguro que vamos a pasar momentos muy difíciles, pero también momentos muy bonitos. Es fundamental que nos arropen, que nos ayuden, en los buenos momentos pero también en los malos, que también los habrá. Tenemos que ser muy fuertes en casa y a partir de ahí crecer.

¿Cómo analiza las nuevas incorporaciones?
Ha venido gente joven con ganas de apretar, con ganas de hacerse un hueco en la categoría; y otros con experiencia que conocen la categoría. Van a sumar mucho y nos van a ayudar. Es bueno que haya competencia dentro de la plantilla porque eso nos va a beneficiar a todos. 

¿Se trabaja mejor con la estabilidad que ha logrado el club a nivel institucional después de los problemas vividos la pasada campaña?
Son problemas de los que uno no se puede evadir totalmente. Lo bueno que tuvimos la pasada temporada es que nos hicimos muy fuertes dentro del vestuario, nos arropamos unos a otros. Nos unió mucho y nos sirvió para valorar la oportunidad que teníamos. Eso nos ha llevado a ser un grupo muy unido dentro del vestuario y con esa estabilidad espero que podamos crecer todavía más, valorando las dificultades que pasamos la temporada pasada. Hay un gran vestuario, con gente muy comprometida y cien por cien profesional, y aspiramos a salvar la categoría, hacer un año bonito y que todo el mundo se sienta orgulloso de su equipo.

Llega el Leganés, un rival histórico pero que perdió ante la Real B.
Vi el partido y como todos los de la categoría son muy igualados, cualquier error se paga muy caro. Parecía que iba a acabar empate a cero, pero la eficacia en las áreas fue clave y la Real tuvo más acierto. Esa es la dinámica que va a haber todo el año, con detalles que se van a pagar muy caro.