scorecardresearch

La Cabaña Real de Carreteros, en ruta por el VIII Centenario

DB
-

La Cabaña Real de Carreteros realizará este sábado un recorrido por el centro histórico como homenaje al material utilizado en la construcción del templo

La Cabaña Real de Carreteros realizará este sábado un recorrido por el centro histórico como homenaje al material utilizado en la construcción de la Catedral de Burgos. - Foto: Luis López Araico

Para labrar las grandes vigas de tercia que permitieron convertir la catedral románica de Burgos en la joya gótica que hoy contemplamos, se precisaron grandes fustes de más de 15 metros que cubriesen la anchura de la nave central. A falta de robles como los de Notre Dame de París, modelo del templo burgalés, esta madera sólo podía proceder de pino albar de la Sierra del Arlanza, nacidos dos siglos antes de su colocación. Un hecho que recordarán este fin de semana los miembros de la Cabaña Real de Carreteros, quienes dedicarán su tradicional ruta carreteril al VIII Centenario de la Catedral con un acarreo de vigas de madera con vacas serranas por las calles del centro histórico y hasta Fuentes Blancas.
Su objetivo es volver a poner en valor el trabajo de aquellos burgaleses que, durante siglos, han estado conservando el patrimonio natural de la provincia a través de las labores de selvicultura.

En esta ocasión también será protagonista la iglesia de Santa Águeda, que se encuentra en plena rehabilitación de su cubierta. Las vigas centenarias que se están retirando, similares a las de la nave central del templo catedralicio (tienen 12 metros de largo y se instalaron en el siglo XIV) serán las que transporten las carretas.

El acto arrancará a las diez de la mañana, cuando el párroco de Santa Águeda explique el proyecto de restauración del tejado. Luego, se acarrearán las vigas preparadas para la ocasión y a las 11:30 horas se iniciará el recorrido por el centro de la ciudad hasta el Museo de la Evolución Humana. La ruta continuará a partir de las 12:30 hasta Fuentes Blancas, y acabará en el complejo asistencial de la Diputación sobre las dos del mediodía. 

«La intención es resaltar la labor paciente, humilde y anónima de las comunidades selvicultoras de Burgos y Soria que, siglo tras siglo han renovado sus montes de forma sostenible, sirviendo a los diferentes intereses constructivos de la sociedad: iglesias, conventos, cuarteles, hospitales, navíos para la Armada o la red de ferrocarril», señalan en una nota de prensa.