«Los equipos que suben siempre son sólidos atrás»

J.C. MORENO
-

ENTREVISTA | Eneko Undabarrena analiza la pretemporada del Burgos CF, la nueva plantilla y los objetivos de una temporada que comienza el domingo en Valladolid

Undabarrena, durante el último partido de pretemporada ante el Navalcarnero. - Foto: Christian Castrillo

Eneko Undabarrena (Bilbao, 1993) está a punto de comenzar su tercera temporada con el Burgos Club de Fútbol. Ha disputado 61 partidos con la camiseta blanquinegra y se estrena como capitán, sucediendo a Andrés González, el histórico jugador del Burgos que debutará con el Guijuelo. 

¿Cómo valora la pretemporada?
Positiva. Evidentemente aún faltan cosas, sobre todo de cara a gol. Pero lo importante al final es la solidez del equipo, defender bien, y eso lo hemos demostrado. Lo más importante lo tenemos y falta un poco acierto en ataque, pero creo que los goles llegarán. Tenemos delanteros muy buenos y cuando empecemos a generar un poco más de juego, que es lo que nos falta, tendrán ocasiones de sobra.

Se han enfrentado a tres filiales de mucha calidad y han dejado la portería a cero.
Contra el Castilla y la Real B hay que sacar una lectura positiva porque fuimos mejores y, sobre todo, no nos generaron nada. Por contra hicimos ocasiones. Por ejemplo contra el Castilla pudimos marcar un par de goles en la primera parte; y contra la Real también fuimos superiores en la primera parte. Yo me quedo con eso. Es verdad que no acertamos pero en una situación normal, con el nivel que tiene nuestra gente de arriba, sí lo haremos. 

¿Esa solidez es lo más positivo de esta pretemporada?
Sí. Yo tengo muy claro que los equipos que logran sus objetivos, que ascienden o que ganan campeonatos es porque son sólidos atrás, porque defienden bien. Me gusta ver partidos con goles, o el fútbol de Bielsa pero al final jugar a la ruleta rusa a un equipo que quiere estar arriba no le favorece. Lo primero es no encajar, empezar a hacer la casa desde abajo. Luego si vas generando ocasiones ya llegarán los goles, y más con el nivel de la gente que tenemos. Lo más importante para estar arriba es encajar poco.

¿Cómo ha asumido su regreso al centro del campo?
Es la posición en la que he estado toda la vida. Sí que es cierto que hay mucha gente que me pide más en el centro del campo, pero yo no puedo hacer el papel que hacen Galder o Miki. Soy otro de tipo de jugador, que tendrá que hacer más kilómetros, pegar más patadas y robar más balones. A partir de ahí tengo que intentar jugar lo más fácil posible y el que esté a mi lado haga lo que tenga que hacer. Cada jugador es distinto y válido para determinadas situaciones. Yo seré válido para destruir juego y para crearlo tendrá que haber otra persona. Y en eso consiste el juego de equipo, en que nos compenetremos. Yo estoy a gusto, pero lo que quiero es jugar y me da igual dónde.

Pero con dos laterales con tanta vocación ofensiva parece lógico apostar por ese equilibrio.
La mayoría de los equipos juegan con un mediocentro mucho más posicional y el Burgos, tiene dos laterales muy profundos. Y si lo piensas se quedan para defender los dos centrales y tiene que quedar alguien más. Es una labor que muchas veces no se ve pero yo estoy encantado de hacerla. Es otra parte del fútbol a la que estoy habituado. Si el míster me ve ahí lo haré encantado.

Vivió la formación de la plantilla de la temporada pasada y la de esta y, evidentemente las diferencias son notables, con un grupo mucho más equilibrado y de gran calidad.
Muchos compañeros ya coincidimos en que nunca hemos tenido tanta competencia. Ahora te pones a hacer un once y te pueden salir mil distintos. Eso es porque existe una competencia muy alta. Todos los que estamos en el equipo estamos habituados a jugar mucho y este año te puede tocar tener un rol más secundario. El hecho de que exista tanta competencia eleva muchísimo el nivel del equipo. Tienes 19 jugadores y puedes poner a cualquiera. Eso, además, provoca que el equipo note menos cuando aparecen las lesiones. Esto es una carrera de fondo y es muy importante cómo se ha formado la plantilla.

Además, en los últimos días del mercado se completó con jugadores de mucha experiencia y calidad.
La forma de acabar la plantilla ha sido muy buena. Se han traído piezas para que prácticamente tengamos dos jugadores por puesto y eso hace que si uno no rinde o no entrena bien, seguro que el compañero sí lo hace. Puede jugar  cualquiera y ha pegado un enorme subidón a nivel de la plantilla. Nos ha quedado un equipo muy bueno.

Una de las notas tristes en la formación de la plantilla fue la salida de Borja Sánchez, uno de los futbolistas más carismáticos del club.
Es muy amigo mío, conocía su situación y a poca gente le dará tanta pena como a mí su marcha. Lo voy a echar siempre de menos y me da mucha rabia ver que tenemos un equipo tan bueno y él hubiese sido la guinda. Sin embargo, entiendo que tiene una trayectoria muy larga y que mirase más por su familia. Los temas personales hay que respetarlos siempre. Sé que está feliz y aunque me de pena que no esté aquí, estoy encantado por él.

¿Cómo lleva ser el capitán? ¿Aumenta la responsabilidad?
Es algo que me hace mucha ilusión. Siempre he sido una persona que se preocupa mucho por el resto. Otros años no he sido capitán aunque siempre me ha gustado ser mandón, que la gente esté enchufada. Me gusta preocuparme por los compañeros, ayudarlos cuando no están bien. Son personas y hay mucho más que lo que pasa en el terreno de juego. Por suerte he tenido muy buenos capitanes, Andrés ha sido el mejor, y espero  poner en práctica lo que he aprendido de ellos. Ser el capitán del Burgos me hace mucha ilusión.

Y con esta plantilla es obvio que el objetivo es el ascenso.
Entiendo que vosotros habléis de ese objetivo, la gente también, pero prefiero tener los pies en el suelo. La gente me dice que tenemos un equipazo pero lo seremos cuando al final de temporada hayamos logrado lo que todos queremos. Si no estás bien un día cualquier equipo te puede generar problemas. Ojalá dentro de unos meses volvamos a hablar y digamos que sí éramos un equipazo.

Ha cambiado todo el sistema de competición. ¿Qué le parece?
Más peligroso. En los primeros 18 partidos ya tienes la primera criba y hay que superarla sí o sí. No se admiten despistes. Si te cuesta arrancar igual lo puedes pagar. Es una carrera de fondo pero en la que hay que empezar bien desde el principio. Va a ser muy intenso.

Y para empezar un rival como el Valladolid B, que la pasada campaña estuvo realmente brillante.
Lleva unos cuantos años teniendo un filial muy potente. Hace un par de temporadas estuvo cerca de descenso pero tenían un equipo muy fuerte y con jugadores muy buenos. El año pasado hizo una gran temporada. Para esta es verdad que varios jugadores  se han ido al primer equipo o a Segunda División, pero la base de trabajo ya la tienen y se han reforzado muy bien, con Sergio Benito, Elliot y Oriol. Diría que es de los filiales más fuertes. Será un rival muy duro pero evidentemente nosotros tenemos que ir  allí a ganar, no tenemos otra cosa en la cabeza. Tenemos muchas ganar de competir pero sobre todo de ganar.

¿Cómo se lleva trabajar con todas la limitaciones que provoca el Covid 19 y que los ha dejado sin poder disfrutar con su afición?
En la rutina diaria sí tenemos más cuidado, hacemos mucha vida entre los jugadores para no mezclarnos con mucha gente. Es una sensación muy triste jugar sin público. Ya en El Plantío hubo algo de gente y es la afición lo que más echamos de menos en el estadio, en los entrenamientos. Tenemos una afición increíble, que nos acompaña siempre y eso es lo que más pena nos da.