Emotivo homenaje a las víctimas del franquismo

SPC
-

Vox rompe el consenso en las Cortes sobre el reconocimiento a las víctimas de la Guerra Civil y del franquismo, mientras el vicepresidente Igea anuncia más dinero de la Junta para buscar y recuperar personas en fosas y cunetas

Los procuradores socialistas aplauden puestos en pie a varios familiares de víctimas franquistas en la tribuna de invitados. - Foto: Ical

Las Cortes de Castilla y León vivieron ayer un emotivo debate de reconocimiento, homenaje y dignidad hacia las víctimas de la Guerra Civil y la dictadura franquista con la presencia en la tribuna de invitados de Mercedes Abril, que durante todos estos años «ha luchado sin descanso por dar digna sepultura a su padre», Rafael Abril, un ferroviario ejecutado el 24 de septiembre de 1936.
La proposición no de ley socialista, en cuyos antecedentes figura el testimonio de otras víctimas de la represión, se aprobó con los votos de todos los grupos, excepto de Vox, y con el aplauso de los socialistas puestos en pie, a los que acompañaron el vicepresidente, Francisco Igea, y la consejera de Sanidad, Verónica Casado.
El portavoz socialista, Luis Tudanca, remarcó las razones que aún existen para este homenaje, dado que unas víctimas tuvieron un reconocimiento y otras no, rechazó la equidistancia y concluyó con unos versos de Miguel Hernández. “Soy como el árbol talado que retoña...”.
El vicepresidente de la Junta, que en todo momento se posicionó con el Grupo Socialista, al que agradeció la presentación de la PNL y que aceptara la enmienda del PP, pidió la palabra para expresar el homenaje a estas personas, valorar la presencia de Mercedes Abril y anunciar que habrá más ayudas de su Gobierno para las tareas de búsqueda de las personas que aún están en fosas comunes y en cunetas. 
Tudanca evocó la democracia, la libertad y los pasos que se deben dar todavía en relación a la memoria histórica en la que trabajan las asociaciones para reconocer a las personas represaliadas.
«Hoy las Cortes pueden empezar a salvar una deuda con las víctimas», argumentó el portavoz socialista, que recordó las tumbas que vio de niño en el pequeño pueblo burgalés de Orbaneja del Castillo y luego supo que allí había dos jóvenes y un niño víctimas de la Guerra Civil.
Tudanca aceptó la enmienda del PP coincidente con su texto en reconocer y honrar la memoria de las personas represaliadas en la Guerra Civil, ayudar a las familias en las tareas de búsqueda, exhumación, identificación e inhumación.
Además, en el texto asumido por el PSOE se recoge el reconocimiento de las personas represaliadas que sufrieron violencia por su ideología, orientación sexual o religión, apartado éste propuesto por el PP. 
Sin equidistancia

En la misma línea, el portavoz del Grupo Mixto, Pablo Fernández (Podemos), destacó el homenaje a mujeres y hombres que lucharon contra el fascismo, víctimas de la «sanguinaria» dictadura de Francisco Franco, pero aseguró que no habrá verdadera reparación hasta que se recuperen todos los cuerpos en cunetas.
Miguel Ángel González (Cs) expresó la condena a la violencia «la ejerza quien la ejerza» y subrayó que se habla todavía de ello porque no se ha superado, a la vez que rechazó el «frentismo y realizar políticas del pasado».
«Defender y estar al lado de todas las víctimas», fue el mensaje de la popular Mercedes Cófreces, que abogó por una cultura de paz y el respeto y el rechazo a la violencia y a todo lo que atente contra las personas, según informa Ical.
Solo el procurador de Vox, Jesús García-Conde, rompió el consenso al defender no sólo la reparación de los represaliados por el franquismo, sino un homenaje a todas las víctimas, donde citó a los muertos en Paracuellos.



Las más vistas